Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Para Amar y Proteger
.
Fotografia: MorgueFile
Una historia del Talmud judío expresa un delicado cumplido hacia la mujer: 

“Un emperador le dijo lo siguiente al rabino Gamaliel: Tu Dios es un ladrón porque escribe, ‘el Señor hizo que viniera un sueño profundo sobre Adán, y se durmió; y extrajo una de sus costillas.’” 

La hija del rabino le dijo a su padre: “Déjamelo a mí; yo le responderé.” Luego dijo al emperador: “Dame un oficial para investigar tu queja.” “¿Con qué propósito?” contestó el emperador. 

Y ella replicó: “Los ladrones entraron a nuestra casa durante la noche y se robaron un aguamanil de plata que nos pertenecía, pero dejaron otro de oro.” 

“Un ladrón así podría visitarme cada día,” exclamó él. 

“¿No fue, entonces, espléndido para el primer hombre que se le extrajera una de sus costillas para proporcionarle una mujer que lo atendiera a cambio?” respondió ella.1 

Cuán verdadero. Qué diferentes serían nuestros matrimonios si tratáramos a nuestras esposas como un regalo especial de parte de Dios. Así como somos de cuidadosos con aquellas personas que nos hacen regalos especiales para Navidad o para nuestro cumpleaños, cuán más cuidadosos deberíamos estar con el regalo especial que Dios nos otorgó a través de nuestras esposas. 

Existe otra razón para amar a nuestros cónyuges. El apóstol Pablo escribió lo siguiente: “En todo caso, el esposo debe amar a su esposa como si se tratara de sí mismo, y la esposa debe respetar a su esposo” (Efesios 5:33). Durante la ceremonia de la boda, ocurre algo milagroso cuando Dios une a dos personas y se convierten en una. Es como si esa costilla que Dios extrajo del costado de Adán no fuera oficialmente suya. Debido a que nuestras esposas son ahora parte de nosotros, deseamos para ella las mismas cosas buenas que anhelamos para nosotros –física, espiritual y emocionalmente. 

Recuerdo a un hombre que acababa de decirle a su esposa: “Te dije que te quería hace 40 años cuando me casé contigo; te lo haré saber si cambio de opinión.” Mientras lo decía, temí que muchos expresaran sus afectos ocasionalmente y que pensaran que es suficiente para mantener la llama del amor encendida. No es así. Debemos abastecer de combustible diariamente nuestras relaciones afectivas, de manera que puedan brillar espléndidamente. 

Algunas Sugerencias: 

1. Cumplidos a Diario. Exprésele cuán especial es su esposa, por las cosas que hace por usted y su familia –por preparar una buena comida, por lucir hermosa, por trabajar tan duramente, etc.

2. Escuche Atentamente. Inicie conversaciones a nivel más profundo, y compartan sus sentimientos mutuos mientras se escuchan el uno al otro.

3. Momentos a Solas. Permita que su esposa tenga tiempo para sí misma y para el Señor. 

4. Hagan Tiempo para Estar Juntos. Alguien sugiere esta simple fórmula para pasar el tiempo juntos: 30 minutos cada tarde, una tarde entera a la semana, un día entero al mes o un fin de semana cada trimestre. 

5. Ayude en los Quehaceres del Hogar. Los quehaceres del hogar deben ser compartidos, incluso, si el esposo no trabaja fuera del hogar, de modo que ambos puedan gozar de momentos en compañía al final del día. 

6. Sea Rápido en Perdonar. Exprese el amor y el respeto en forma incondicional. 

El Día de los Enamorados no es el único día para demostrar el amor a nuestros cónyuges. Cada día es una oportunidad que usted tiene de demostrar lo que significa para usted el regalo de oro que Dios le ha otorgado en su vida. 

Para obtener más ideas acerca de cómo desmostrarle a su cónyuge que usted lo ama, puede visitar nuestro sitio web: www.loveforalifetime.info haciendo un clic en “From Our Pen”. 1 A. Cohen, Everman’s Talmud, p.160. 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
_______________________________

Por Claudio Consuegra. Reimpreso con el permiso de Mid-America Outlook, Vol. 28 #2 Derechos © 2014 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión TRADUCCION EN LENGUAJE ACTUAL © 2002.

1 A. Cohen, Everman’s Talmud, p.160.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.