Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Camino a la Riqueza
.
Fotografía: Eli Ratner
Durante las pasadas semanas he sido inundada con estafas por correo electrónico. Tal vez usted también haya sido tentado por ellas. Peor que el Publisher Clearinghouse que se estancaba en mi buzón, estos mails llegan a él tan rápido que ni siquiera alcanzo a borrarlos.

Dicho en inglés común y corriente, serían “corresponsales respetables” que anuncian mis ganancias en loterías que nunca he jugado. O declaran ser los herederos de millones de dólares, pero… ¡ay! Necesitan de mi ayuda para poder reclamar su fortuna. Y, desde luego, ¡ seré recompensada espléndidamente por la ayuda brindada! Forzosamente, dentro de las 24 horas siguientes, debo proporcionarles muchos datos de mi información personal, o seré descalificada.

Desgraciadamente, muchas personas caerán en trampas semejantes y llegarán a convertirse en víctimas desconocedoras del robo de identidad o de alguna otra táctica. Últimamente, estas estrategias están depositadas en la debilidad humana y en el pecado de la avaricia –en los deseos egoístas que desean acaparar riquezas o posesiones para lucrar con el corazón humano.

Gane la Lotería

A pesar de la evidencia, muchas personas creen todavía que sus vidas llegarán a ser considerablemente mejores si ganan la lotería u obtienen alguna ganancia imprevista en el casino local. Así que marcan continuamente su tiempo de espera para subir “al yate de sus sueños”.

No cabe duda que la pobreza lo pone a usted en una situación desventajosa. Los altos costos en los alquileres, las escuelas, la asistencia médica, la alimentación y el crimen en los vecindarios convierten a la gente pobre en personas asequibles e indefensas.

Pero también el rico es vulnerable a su manera. Porque la riqueza es una carga difícil de manejar en forma sabia y dura de mantener. A menudo, el opulento llega a ser víctima de crímenes específicos debido a su fortuna. Por ejemplo el robo en sus hogares y el rapto de los hijos con rescates exorbitantes. De hecho, los ricos a veces son asesinados insensatamente debido a su dinero o a sus posesiones.

Tal vez sea por ello que el libro de Proverbios (quizás la colección más grande de sabiduría que jamás se haya escrito), nos ofrece esta instructiva oración: “Aleja de mí la falsedad y la mentira; no me des pobreza ni riqueza sino el pan de cada día” (Proverbios 30:8).

Desear solo lo que uno necesita y estar satisfecho con ello, demuestra sabiduría y madurez y al final nos brindará contentamiento que ninguna riqueza podría proporcionarnos.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Kathy A. Lewis. Derechos © 2007 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.