Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Dos Formas de Ser Mentor
.
Fotografía: MorgueFile
No medía más de cinco pies de alto. Inspeccioné a la mujer de edad avanzada que entraba en el vestíbulo luciendo un sencillo vestido amarillo y una radiante sonrisa.

Era temporada navideña y yo vivía en la República Checa como misionero enseñando Inglés. Había olvidado que los abuelos de un maestro llegaban ese día para pasar las festividades en Praga, de modo que me tomó desprevenido, por no decir otra cosa, cuando la diminuta mujer levantó sus brazos y rodeó mi cuello, haciéndome bajar la cabeza hasta la altura de sus hombros, igual que un bebé que eructa en los brazos de su madre.

No tenía la menor idea de quién era esa mujer. Cauteloso de que extranjeros penetraran en mi burbuja espacial, me encontré entre ofender a una anciana o sentirme increíblemente incómodo. De modo que hice lo que cualquier Juanito que no le gusta la confrontación haría: Dejé que me abrazara. Me quedé parado por un incómodo momento permitiendo que una extranjera me envolviera entre sus brazos.

Segundo Encuentro

La vi otra vez esa misma noche durante el culto vespertino, en el dormitorio de señoritas. Nos hizo pastel de manzana, algo que nosotros considerábamos como uno de los raros bienes norteamericanos. Durante toda la noche esa mujer desbordaba amistad y amor. Nos mimó como una madre y después de la oración, organizó el abrazo grupal más grande que haya experimentado jamás.

Ella y yo entablamos una conversación (de aquellas que a menudo tengo con alguien que me cocina algo), y ella me contó de las aventuras que con su marido habían experimentado en sus vidas. Me contó de las aldeas africanas donde habían ofrecido seminarios relacionados con la salud. También me habló de los problemas que habían experimentado al cruzar la frontera rusa.

Abruptamente, fijó su pensativa mirada en mí.

“Y bien, ¿qué piensas del abrazo que te di esta tarde?” preguntó.

“Yo… este… sí. Fue lindo,” tartamudeé.

Me miró profundamente a los ojos, entonces puso su mano sobre la mía.

Me sentí turbado otra vez.

“Gracias,” dijo. Y lo dijo sinceramente.

“No entiendo… ¿Por qué?”

“Por permitírmelo. Sé que te sentías incómodo, pero dejaste que te abrazara de todos modos. Vi el reflejo de Jesús en ti, al permitírmelo”.

Quedé pasmado. No podía comprender su razonamiento.

“La mayoría del tiempo, me siento más bendecida entre la juventud. Es la única forma en que como cristianos sobreviviremos: adaptando y aprendiendo lecciones de los demás—no sólo de aquellos grupos similares a nuestra edad– sino de cualquier grupo que nos brinde la oportunidad de tomar esas lecciones y aplicarlas en otros lugares. Muchas personas de mi edad piensan que los demás necesitan aprender de nosotros porque somos viejos”. Sonrió. “Pienso que ser mentor es como una calle de doble vía”.

Aprendiendo a Necesitar

Había ido a la República Checa con la predisposición de ser mentor, aunque necesitaba que también lo fueran conmigo. Al final, mis alumnos fueron los que me enseñaron las verdades más profundas sin siquiera darse cuenta.

Como cristianos, a menudo olvidamos que nuestra responsabilidad no es la de ser héroes salvando al mundo y ayudando a los “débiles” de nuestra iglesia. Nuestra misión es darnos cuenta que necesitamos a Dios tanto como nuestro prójimo –sea salvo o no.

Al escribir este artículo, me encuentro adaptándome a un nuevo estilo de vida. Vivo en Nebraska, realizando dos trabajos y tomando una clase en Union College. Hace casi cuatro meses desde que volví de la República Checa. Aunque las cosas son diferentes, sé que hay ciertas lecciones que pueden aplicarse dondequiera, sin importar la ublicación –ni la edad.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Israel C. Reimpreso con el permiso de  Mid-America Outlook Magazine, Vol. 28, #1. Derechos © 2007 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.