Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Con Dios como Jefe
.
Fotografía: MorgueFile
Baños. Detesto limpiar los baños. Tendría que decir que restregar y limpiar las porcelanas del trono está en el lugar más bajo del rango de mis deberes hogareños semanales. Lo que es peor, en casa no tenemos uno, sino tres. Es muy conveniente cuando más de una persona debe utlizar el baño en forma inmediata, pero durante el día de la limpieza, no le encuentro valor alguno.

Admito que puedo flaquear en aquellas tareas que no tienen sentido aparente y que son desagradables como limpiar los baños. Francamente, para mí raya en lo repugnante y no importa cuánto restriegue, necesito volver a limpiarlos en unos pocos días. No dudo que usted también tendrá una lista de cosas que debe hacer. Ya sea en la oficina o en el hogar, en la escuela o, incluso en la iglesia, todos nosotros tenemos actividades que nos desmotivan y que debemos hacer nuestro mejor esfuerzo para llevarlas adelante.

Oficios Desagradables

Felizmente, una discusión basada en 1 Corintios 10:31 y en Colosenses 3:23 durante mi clase bíblica, logró sacudir esas tendencias que hay en mí. La Biblia no habla específicamente de limpiar un cuarto de baño y tampoco menciona algunos oficios desagradables de nuestra vida. Sin embargo, me mostró claramente cómo llevar adelante cualquier tarea que tenga a mano –me agrade a no hacerla.

Dice: “En conclusión, ya sea que coman o beban o hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios” (1 Corintios 10:31) y, “Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo” (Colosenses 3:23).

¡Ay! ¡Hágalo todo para la gloria de Dios y trabajen como si trabajaran para el Señor! Esa idea me impactó. Nunca consideraría descuidar una tarea destinada a glorificar a Dios. Ni podría dar menos de mí al trabajar para el Señor. ¿De qué forma cambiarían mis hábitos de trabajo, si tuviera a Dios como jefe? Húm… Ahora tenemos algo en qué pensar.

Ahora, cuando me enfrento a un trabajo menos emocionante, pienso que no estoy haciéndolo para beneficio propio ni para el de los demás, aunque lo haga para el Señor.

¡Ah! A propósito, durante estos días… ¡mantengo muy limpios mis baños!

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Hannah Henry. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL © 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.