Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Extravagancia Interminable
.
Foto: Linda DuBose
Recientemente asistí a la exposición anual llamada Chicagoland Flower and Garden realizada por primera vez en el Centro de Convenciones Donald E. Stephens, en Rosemont, Illinois. No habiendo asistido jamás a un evento como ése, me sentí totalmente desprevenida con el bombardeo de visitas y de aromas que inundó mis sentidos mientras caminaba a través de los salones.

Me detuve en seco, quedando asombrada. Había árboles crecidos, de hojas perennes que subían hasta el techo mientras daban sombra a patios de ladrillo y hermosos belvederes. Elegantes senderos de piedra lujosamente forrados de delicadas flores de diferentes formas y colores que aturdían los sentidos. El olor a tierra se mezclaba con el aroma de los jacintos y narcisos mientras el sonido relajante de las fuentes de agua cayendo lo salpicaban todo. (¡Incluso había peces completando la escena!)

Mientras mi amiga y yo nos recuperábamos y comenzábamos a caminar por los diferentes senderos, notamos que había seminarios por todos lados, como también todo tipo de información. ¡Las demostraciones de platillos cocinados con hierbas frescas parecían estar muy de moda! Y en todas las áreas había “expertos” contestando las preguntas que cualquier persona pudiera tener.

Tentando Cada Avenida Sensorial

Los creativos despliegues para cenas al aire libre eran realmente magníficos. Nunca había visto ni siquiera imaginado antes las fabulosas creaciones de cómo disfrutar vivir “al aire libre” con jardines diseñados para tentar cada avenida sensorial.

Qué inmensa cantidad de planificación, tiempo, energía y dinero derrochados en estos diez días de extravagancia. Los expositores habían invertido mucho dinero en algo que, en la escala de tiempo cósmico, sería sólo un momento fugaz, tan sólo un recuerdo agradable.

Mientras reflexiono en ese acontecimiento, me pregunto: ¿Cuánto tiempo invierto yo en preparar un acontecimiento que será mucho más grande, como vivir por la eternidad? ¿Qué tipo de preparación estoy haciendo en mi mente en cuanto al desarrollo de mi carácter y mis acciones diarias?

¿Estoy poniendo mi dinero en lo que realmente vale la pena? ¿Dirijo mi energía hacia cosas que son verdaderamente importantes en relación con la eternidad? ¿Estaré lista para aquella extravagancia interminable?

“Para aquellos que lo aman, Dios ha preparado cosas que nadie jamás pudo ver, ni escuchar ni imaginar” (1 Corintios 2:9). 

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Brenda Forbes Dickerson. Derechos © 2007 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión TRADUCCION EN LENGUAJE ACTUAL © 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.