Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Apoyando el Logro
.
Fortographia: MorgueFile
Cuando el hogar y la escuela están asociados, los hijos aprenden mejor no importa a qué escuela asistan. He aquí algunas ideas para considerar mientras invierte en la educación de su hijo:

Enfóquese en lo Positivo
Los maestros de sus hijos y los administradores de la escuela son seres humanos con sueños, metas, preocupaciones y sentimientos propios. Recuerde que la escuela está llena de profesionales que se han dedicado a prolongar el desarrollo positivo de sus hijos. Hable de los maestros en forma positiva, aprenda sus nombres, infórmese personalmente y ore por ellos durante el culto familiar.

Involúcrese
No crea aquello de “si no hay noticias, son buenas noticias.” Tome tiempo para averiguar lo que sucede en el colegio. Pida una cita con el maestro de su hijo inclusive cuando no tenga ninguna preocupación importante. Muchas veces, el único contacto que los padres tienen con los maestros es cuando hay quejas o críticas. Pregunte si puede ayudar en el aula –como apoderado asistente, supervisando en un viaje de estudios, proporcionando suministros específicos o utilizando sus propias habilidades profesionales.

Lea Todo lo que Venga de la Escuela
Los niños pequeños deben depender de usted para completar sus deberes escolares. Asegúrese de contestar los informes escolares necesarios en forma inmediata. No postergue las cosas hasta “tener más tiempo.”

Anótelo en Su Calendario
Cuando reciba información acerca de eventos escolares, anótelos en su calendario. Considere las citas escolares en forma tan seria como lo sería una reunión importante de negocios. Esto va tanto para el padre como para la madre del niño.

No Apoye a los Falsos Testigos
A menudo los temas en cuanto a la escuela incluyen chismes e, incluso, mentiras acerca de sus maestros y el personal. Al concordar con ellos o con su hijo, usted fomentará una actitud negativa. Recuerde cada situación que tenga que ver con los hechos y con los sentimientos. Averigüe los hechos antes de llegar a cualquier conclusión. Ayude a los demás a relacionar los hechos y sus sentimientos con las personas apropiadas. Ayude a construir puentes en vez de barreras.

Valore los Esfuerzos de sus Hijos
Observe cuidadosamente lo que su hijo lleve a casa de la escuela y discuta con él lo que ha aprendido. Tenga un boletinero o un espacio en el refrigerador para exponer su trabajo. Aparte un sobre o caja grandes para almacenar cada año el trabajo escolar de su hijo.

Considere sus Expectativas
Algunos padres presionan a sus hijos en vez de animarlos. En vez de machacarles que “lo hagan mejor”, enséñeles a planificar y a alcanzar las metas que son significativas para ellos.

Tome Seriamente los Deberes Escolares
Los tiempos han cambiado. ¡Los deberes escolares llegaron para quedarse! Su hijo merece su apoyo, inclusive contar con el ambiente físico y emocional para lograr sus metas.

Asista a las Reuniones de Padres y Maestros
Sea puntual. Piense en aquellos que han llegado antes que usted. Absténgase de quejarse de “no tener tiempo” para asistir. Recuerde que tanto usted como los maestros de su hijo son colegas en su educación.

Celebre
Descubra formas de celebrar a su hijo como persona. Algunas familias salen a desayudar a algún lugar el primer día de cada mes; otros, lo celebran recompensándolo por sus buenas calificaciones o notas.

No Olvide que Usted es el Maestro Más Importante de su Hijo
Aunque los maestros y otros educadores logran un gran impacto en él, su hijo todavía se acercará a usted. Él o ella necesitan su apoyo y amor constantes.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Susan Murray. Reimpreso con el permiso de Lake Union Herald, Marzo 2007. Derechos © 2007 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.