Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Ser Parte del Sandwich
.
Fotographia: MorgueFile
La generación del sandwich vino para quedarse. Esta generación está conformada por padres en edad adulta y sus hijos ya grandes. He leído acerca de esto e incluso he escrito del tema como periodista, pero jamás pensé que llegaría a convertirme en una estadística más. Y aquí estoy, siendo parte del sandwich –la de arriba o la de abajo del pan. De esta ecuación, yo soy la madre en edad adulta.

Mi orgullo hace más difícil que acepte el hecho que necesito de la ayuda de mis hijos. Desde que me divorcié, he salido adelante bastante bien. En cierto momento de mi vida, viví con mi hija durante tres meses hasta conseguir un nuevo trabajo y otro apartamento. Ahora, 10 años después, lo hice, nuevamente. Seguí a mis hijos de California a Saint Louis y mientras buscaba un lugar donde vivir, he estado alojando en su recién terminado y hermoso sótano. Ha sido una experiencia un tanto humillante. Por un lado, es maravilloso que pueda estar tan cerca de mis nietos, de mi hijo y de mi nuera. Por otro lado, es estresante aceptar su ayuda y tratar de encajar en sus vidas. Antes, todo giraba en torno mío –hasta que me di cuenta que yo soy la que se lleva la parte más fácil.

El quinto mandamiento nos recuerda honrar a nuestros padres. No dice nada en cuanto a cómo lograrlo cuando están con usted las 24 horas del día, durante toda la semana y tienen su propia familia. Toda la lucha por mantener funcionando bien el matrimonio junto a su esposo y criando a los hijos debe lograrse bajo el escrutinio de la persona que lo crió a usted.

Momentos en una Familia de Tres Generaciones

Por una parte, me siento muy orgullosa que mis dos hijos hayan sido lo suficientemente exitosos en tener hogares donde yo pueda llegar. Por otra parte, ¿de qué forma acepto agradecidamente su ayuda haciéndoles saber cuán bendecida he sido por su bondad y generosidad durante momentos tan difíciles? ¿Cómo acepto los momentos en una familia de tres generaciones y al mismo tiempo reconozco cuándo dejarlos solos? Más allá de ponerme un pedazo de cinta adhesiva en los labios, ¿cómo sabré cuándo debo quedarme en silencio? A fin de cuentas, es bíblico. Proverbios 11:12, dice: “El que es imprudente critica a su amigo; el que piensa lo que dice sabe cuándo guardar silencio."

Por supuesto, estas preguntas no son nada nuevas. Las han formulado las familias por generaciones y no soy la primera persona en convertirme en una rebanada de pan en el sandwich familiar. Además se me recuerda que en aquello de “honrar al padre y a la madre,” no importa qué edad tengan los hijos, también necesitan serlo. “Y ustedes, los padres, no deben hacer enojar a sus hijos, para que no se desanimen” (Colosenses 3:21).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Dee Litten Reed. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión TRADUCCION EN LENGUAJE ACTUAL © 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.