Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Pena con Empatía
.
Foto: Anita B. Patterson
La otra noche, sonó el teléfono. Era una amiga de nuestro vecindario preguntándonos si teníamos el número telefónico de la familia vecina. Yo sabía que la vecina estaba realmente enferma aunque, aparentemente, había estado enferma desde su nacimiento. Le contesté a nuestro amigo que no teníamos su número telefónico y le pregunté si sabía cómo se encontraba ella. No esperaba escuchar lo que me dijo. Mi vecina de cuarenta años de edad, había muerto hacía sólo unos días.

Me dolió el corazón. No estoy muy acostumbrada a lidiar con la muerte. Algunos de mis parientes de más edad han muerto, pero era algo que esperábamos. No sucedió así con este deceso. Los pensamientos se atropellaban en mi mente imaginando cómo sería perder a un cónyuge tan joven. Aún esperaba poder cumplir la promesa de reunirnos con esta pareja vecina y con sus hijos. Nos habían regalado una ropita para nuestra hijita. Esperaba ir a mostrarles cómo se veía con ella. Todos estos pensamientos hicieron que las lágrimas rodaran por mis mejillas.

Llorando por Días

¿Por qué me afectaba tanto? Alguien casi desconocido para mí fallecía y yo lloraba por días. Me sentía afligida cada vez que miraba por la ventana o caminaba cerca de su casa.

Comencé a preguntarme qué podría hacer para ayudar. Me encanta hornear, de modo que pensé que les podría llevar algunas galletitas. Quizá flores o una tarjeta vendría bién. Ninguna de estas ideas parecía encajar. Mi esposo y yo concordamos en tratar de conocer un poco más a la familia vecina –de modo de poder ayudarles con amor a sobrepasar el dolor de la pérdida. Tal vez no haya buscado la oportunidad de conocer a mi vecina, pero quería abrir mi corazón, amándola a través del amor que le demostrara a su familia.

Este incidente me ha incitado a tratar de conocer más de las personas que Dios ha colocado en mi vida y a ser una mejor vecina.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Marion Ruybalid. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.