Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Suficientemente Humildes
.
Foto: Angela Granger
La mayoría de las personas a veces se sienten disgustadas por su conducta. Pasan por momentos de autocompasión o protegiendo su orgullo. A menudo esa conducta es seguida por un sentimiento de pequeñez, dando como resultado una autoreprimenda, diciéndose a sí mismas que debieron haber sido mejores personas. O haber sido lo suficientemente altruistas para no permitir aquéllo. O para olvidarse de la opinión que tienen de sí mismas.

Pensando acerca de esto en forma más cuidadosa, me doy cuenta que el no ser lo suficientemente “altruistas” no es el problema, realmente. De hecho, ¡el problema está en lo que tiene que ver con “la grandeza” en sí! Piénselo. Juan dijo que para crecer como cristiano necesitó ser humilde. O hacerse pequeño. “Es necesario que él [Jesús] crezca” dijo él, “y que yo disminuya” (Juan 3:30). Pero aún con lo grandioso que es Jesús e, incluso, con lo que “debe crecer,” nos ilustró que nosotros debíamos disminuir a través de Su ejemplo. Él fue lo suficientemente humilde para pedirle a su Padre celestial que perdonara a sus perseguidores en vez de inflamarse de indignación y gritar: “¿Con quién piensan ustedes que están tratando? ¡Dios les hará pagar por ésto!” Se sintió tan humilde como para lavar los pies de las personas que Él mismo había creado. Humilde, como para jamás apoyarse en Su Padre.

Esforzándonos para Ser Humildes

¡Ay! ¡Parece que lo que necesitamos es esforzarnos para ser humildes! Lo suficientemente humildes como para pasar por alto haber sido pasados por alto. Humildes, como para dejar a un lado nuestro orgullo propio. Lo suficientemente humildes como para que los demás no nos miren a nosotros, sino que vean a Jesús en su lugar. También se me ocurre pensar que cuando las personas se preguntan por qué Dios permite que ocurran cosas malas o por qué Dios no es lo suficientemente poderoso para buscar la solución de algo, tal vez la pregunta verdadera sería, ¿por qué las personas no son lo suficientemente humildes para permitir que Dios sea grandioso?

También se me ocurre pensar que yo debo haber sido lo suficientemente humilde ¡como para haberme dado cuenta de ello!

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Gwen Scott Simmons. Derechos © 2007 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.