Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Amigos o Enemigos
.
Foto: Anissa Thompson
Brenda y yo teníamos la misma edad. Las dos tuvimos dos hijos –una niña primero y, luego, un niño. Asistíamos a la iglesia regularmente con nuestros hijos pequeños y seguimos asistiendo cuando pasamos por la etapa del nido vacío. Las dos amábamos a nuestros hijos y orábamos a menudo por ellos. Nuestros estilos de crianza eran similares y nos gustaba pasar momentos con nuestros retoños. Hasta ahí llegaban nuestras similitudes.

Primeramente, el esposo de Brenda no era cristiano; era un alcohólico. Aunque él amaba a sus hijos, no era una buena influencia para ellos. El padre de mis hijos era un hombre cristiano que servía de buen ejemplo para ellos.

Los hijos de Brenda asistieron a la escuela pública hasta llegar a la escuela secundaria. Mis hijos asistieron a escuelas cristianas hasta llegar a la Universidad.

El hijo de Brenda comenzó a usar drogas y alcohol durante su adolescencia y murió a los 21 años de edad, al manejar bajo los efectos del alcohol, dejando solos a su hijo y a la madre de éste. La hija de Brenda se convirtió en una exitosa oficial del Ejército, pero tuvo dos matrimonios problemáticos antes de siquiera cumplir los 30.

Mis hijos se graduaron de la Universidad, llegaron vírgenes al matrimonio a las edades de 25 y 30 años, respectivamente, asisten a la iglesia y hasta ahora gozan de matrimonios estables.

¿Cuál fue la diferencia? Tuvo poco que ver con Brenda y conmigo, pero mucho que ver con los amigos que nuestros hijos frecuentaban.

Esto es lo que Pienso

¿Puede haber buenos amigos en las escuelas públicas? Absolutamente.

¿Existen mayores oportunidades en las escuelas cristianas? Sí, así lo creo.

¿Existen malas influencias en las escuelas públicas? Sí. Había drogas, alcohol y adolescentes teniendo relaciones prematrimoniales desde que la escuela era pequeña y conociendo a todos los amigos de mis hijos, supe que debía alentarlos para que tuvieran buenas amistades. A menudo tenían actividades juveniles con sus amigos y terminaron por asistir a la misma Universidad cristiana, donde continuaron siendo líderes de actividades religiosas.

¿Escogieron algunos de sus amigos actividades poco sanas? Sí. ¿Qué sucedió, entonces? Sus amigos los ayudaron a volver a la senda y a hacerse responsables de sus decisiones –actividad que siguen manteniendo hasta hoy.

¿Es importante la buena crianza? Absolutamente, pero sinceramente creo que lo mejor que podemos hacer por nuestros hijos es ayudarlos a tener amigos temerosos de Dios. “En todo tiempo ama el amigo” (Proverbios 17:17).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Dee Litten Reed. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.