Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
La Caja Idiota
.
Fotografía: MorgueFile
Como la mayoría de los norteamericanos de edad mediana, crecí con un televisor en mi hogar. Primero, fue el portátil, de imágenes en blanco y negro que se colocaba sobre un mueble en la sala. Eso fue suficiente durante algún tiempo. Sin embargo llegó el día cuando mi familia compró un aparato más grande… ¡el mundo a color! ¡Qué diferencia! Desde entonces, tuvimos varios televisores que llegaron cada vez con menos espectativas.

Cuando Mark y yo nos casamos, continuamos con la tradición norteamericana y adquirimos un televisor pequeño en blanco y negro, que solo personas de nuestra edad podía enfocar bien la imagen. Con el tiempo, compramos uno a color que parecía tan emocionate como aquellos que tuvimos en nuestra niñez.

Usted sabe, con la mayoría de artículos a la mano, es lógico comprar cosas nuevas. La novedad pasa de moda y el artículo llega a parar al garage de la casa, vendido o desechado en alguna parte. Pero con los televisores, es diferente. Es como si fueran miembros de la familia o algo parecido. ¿Se ha dado cuenta, usted? La mayoría de las personas ubica su televisor en la sala de recibo. Y si echa una mirada alrededor del cuarto, probablemente los muebles estarán ubicados frente al aparato. Cuando está encendido, acapara la atención de algunos o de todos los miembros de la familia, teniendo alguna interacción humana solamente durante los comerciales.

La Televisión, un Miembro Más de la Familia

Entonces, si usted lo piensa de verdad, la televisión llega a ser un miembro más de la familia. Podemos, incluso, ponerle nombre. Al ir creciendo junto a mi familia, mamá le puso la caja idiota. Al principio parece ser un nombre apropiado. Es decir, es sólo una máquina sin cerebro ni capacidad para pensar. Y hace mucho ruido. Pero, ¿idiota? ¡Difícil! La caja en sí misma puede serlo, pero el que ha inventado la mayoría de los programas, es un genio. Un genio sutil que no tiene inconveniente en utilizar los programas aparentemente buenos para lanzarnos una trampa de control de la mente.

Por ejemplo, existe un programa de televisión llamado Dataline que presenta semanalmente una sección llamada “Atrapando al Depredador”.

He visto ese programa unas cuantas veces. Al principio, me dio satisfacción que aquellos periodistas atraparan a los depredadores sexuales y los encarcelaran, lugar donde deberían estar. YES muy bueno que lo hagan. Pero no me dí cuenta que mientras el resultado final es justo y bueno, venciendo el mal con el bien, mi mente fue expuesta a un diálogo sucio que los depredadores utilizan y conocí detalles de sus sórdidos planes. ¿Necesitaba, realmente, conocer todos esos detalles? Me encontré pensando mucho más en aquellos detalles que en la buena acción que venció al mal. Eso es exactamente lo que hace Satanás con las películas y otro tipo de entretenimientos. El fin puede ser victorioso, ¿pero vale la pena hacer el viaje?

Muchos de nosotros cree que no porque vemos en televisión que alguien comete un asesinato, quiere decir que nosotros también vayamos a matar a alguien. Y tal vez sea cierta esta creencia. De otra forma, casi todos seríamos asesinos. Entonces, si veo en una película que alguien comete adulterio, ¿voy a cometer adulterio yo también? No. ¿Llegaré a ser menos sensible al hecho de que otras personas cometan adulterio? ¡Sí! Mientras más observe esa situación, más aceptación le daré.

Así que decidí proteger más cuidadosamente las avenidas del alma. Esas avenidas son mis cinco sentidos. Cualquier cosa que introduzca en mi mente y en mi cuerpo a través de mis sentidos, me afectará para bien o para mal. A veces vemos y escuchamos cosas que son ajenas a nuestra voluntad. Pero la mayoría de las veces lo hacemos por elección propia.

Filipenses 4:8 dice: “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. Lo que aprendisteis, recibisteis, oísteis y vísteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros.”

Parece una excelente guía. ¡Detestaría comprometer mi mente bajo el control de una caja idiota! ¿Lo haría, usted?

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Gwen Scott Simmons.  Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.