Home > Archives > La Biblia Dice >
.
¡Impactados!
.
Fotografía: Dean Kennedy
“¡Estábamos impactados!” Apenas podía contener mi entusiasmo en mayo de 2006 cuando la aerolínea en que viajábamos nos dijo que nos obsequiarían cinco boletos gratis para ir a cualquiera de los 48 Estados de la nación. Nos explicaron que era debido al inconveniente que experimentamos cuando debieron ponernos en otro vuelo, y no en el nuestro. No pensamos que era una molestia, ya que aquello significó que tendríamos un asiento disponible en cualquier vuelo a futuro.

Existía un par de estipulaciones, sin embargo. Primero, deberíamos utilizar el boleto dentro del período de un año, sin excepciones. Si no podíamos viajar, los perderíamos. Segundo, los boletos no eran transferibles. Eso significa, básicamente, que si su nombre aparece en el pasaje, usted es la única persona que puede viajar dentro del período especificado.

Mi hija mayor y yo ya utilizamos los nuestros y fue emocionante poder viajar en avión debiendo pagar solamente una cuota administrativa de $20 por cada uno. Pero aquí está el asunto. Mi esposa y nuestros otros dos hijos son los únicos que pueden viajar antes que se acabe el plazo. Ella es discapacitada y no desea viajar sola. El problema es que yo no tengo vacaciones hasta fin de año. Piénselo, hay tres boletos con los nombres de cada miembro de mi familia y nunca han sido utilizados. Es triste, realmente.

El Premio es Mayor

He estado esforzándome por encontrarle una aplicación espiritual a esta lamentable situación, y creo que finalmente la tengo. Tengo que admitir, sin embargo, que la aplicación que descubrí es mucho más seria y el premio es mucho más grande.

Como usted sabe, cada uno de nosotros tiene un boleto para abandonar este planeta. Se nos ha ofrecido un futuro eterno a través de la muerte de Jesucristo. En esencia, se nos ha llevado de la muerte misma a la vida eterna. Tristemente, habrá algunos que nunca “harán uso” del boleto. Están demasiado ocupados para pensar en ello o emocionalmente satisfechos u orgullosos como para decir “deseo hacer ese viaje”. Perder un asiento en un vuelo gratis a través del país es frustrante. Perder el vuelo en un viaje “hacia la vida eterna” es trágico. Si no hemos planeado hacer “ese viaje” celestial, ¡quizás es tiempo de darle una nueva mirada a nuestro itinerario eterno!

“Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Michael Temple. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la version NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.