Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Intimidación Cibernética
.
Foto: Matthew Bowden
“Te estoy observando. Sé dónde te encuentras en este momento y voy a buscarte.” David hizo un respingo mientras miraba la pantalla de la computadora. ¿Quién le había enviado ese mensaje y cómo lograron contactarse con él? El acoso había comenzado dos semanas antes, con un solitario mensaje que decía: “Eres feo,” y se había agravado hasta el punto en que David se sentía más que incómodo. Estos mensajes empezaban a gobernar sus pensamientos. ¿Quién era la persona que lo contactaba? ¿Estaba siendo acechado por algún asaltante desconocido, o era sólo un niño de su escuela, perdiendo el tiempo?

El escenario que acabo de describir no es poco común. Esta actividad puede ser llamada de varias formas, pero el término genérico es intimidación cibernética. Es una realidad para muchas de las personas que transitan por la superautopista de la información y no es sólo agravante; puede llegar a ser espantoso.

Hinduja y Patchin finalizaron un estudio en el verano de 2005 realizado a 1.500 adolescentes usuarios del internet y descubrieron que más de la tercera parte de esos adolescentes informaron haber sido víctimas online y más del 16% de los acusados confesó haber realizado algún tipo de intimidación cibernética. Aunque la mayor parte de los casos implicaron conducta relativamente menor, el 40% de ellos reportó que les faltaron el respeto, un 18% declaró haber sido víctima de sobrenombres al referirse a ellos, más del 12% fue amenazado físicamente y cerca del 5% temió por su seguridad.

Si usted es padre y tiene a sus hijos en la escuela, existe la posibilidad (de 1 a 7) que su niño sea intimidado cibernéticamente.

Esto es lo que usted puede hacer al respecto:

1. Pídale a Dios sabiduría. Su hijo es precioso ante el Creador y usted puede pedirle claridad de pensamiento y habilidad para tomar buenas decisiones.

2. Hable del tema con sus hijos. Aunque ellos nunca hayan sido molestados ni amenazados electrónicamente, es importante que sepan los peligros que existen en el internet. Anímelos a que acudan a usted si alguien los intimida.

3. Implíquese en las actividades online de sus hijos. Permítase comprobar por cuales sitios cibernéticos ellos navegan y por qué lo hacen. Sus hijos pueden utilizar la computadora mejor que usted, pero hay ayuda disponible. Trate de ayudarlo. Aprenda con ellos y descubra lo que hacen electrónicamente.

4. Contáctese con las autoridades si su hijo acude a usted con historias de estar siendo acosado por el internet o amenzado de algún modo. Esta actividad puede constituir un delito informático y existen leyes que permiten a las autoridades averiguarlo. Su hijo lo merece.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
_____________________________

Por Michael Temple. Derechos © 2014 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.