Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Conexión Cristiana
.
Fotografía: MorgueFile
“Pastor Mike” y un código postal garabateado fuera de lugar era todo lo que allí había. Hace unos meses, me sorprendí cuando saqué mi correspondencia del buzón de mi casa y descubrí ese sobre con tan escasa dirección.

Debo admitir que vivo en un pueblito pequeño con una población bajo los 2.000 habitantes, pero esa carta con tan poca identificación fue una verdadera revelación para mí. Tal vez alguien en la oficina de correos sabía dónde entregar aquella carta. Y, con toda seguridad, así fue.

Detenerse y Pensar

Cuando reflexioné sobre ésto, una pregunta vino a mi mente: ¿Qué pensarían ellos de mí? ¿Se habrán fijado cómo saludo a la gente cuando entro a la oficina de correos? Cuando estoy comprando estampillas o los suministros postales, ¿les doy un buen ejemplo de lo que debe ser un verdadero cristiano, un pastor y un buen ciudadano? O cuando tuvieron en sus manos aquella carta con solo mi nombre y mi código postal, ¿surgieron pensamientos negativos acerca de mí? Esto puede sonar común, pero logró que me detuviera a pensarlo.

Estamos siendo observados.Tan difícil como parezca, es realmente cierto. Personas de todas las edades nos lo advierten a diario. Nos observan interactuar con nuestros familiares en el supermercado. Nos escuchan hablar por celular mientras esperamos en la fila. Se fijan en las revistas que compramos y en la correspondencia que sacamos de nuestros buzones personales en la oficina de correos. Observan cómo tratamos a nuestras parejas y notan cómo nos relacionamos con nuestros hijos. Nuestras vidas, por lo menos en parte, están en exhibición ante quienes nos contactamos. Ese es un pensamiento que nos lleva a reflexionar.

Declaro ser cristiano, pero si mi vida es una burla de mi declaración, yo soy el único que paga el precio. Hiero el nombre de Dios cuando actúo de ambas formas. Me hace pensar en un poema que dice: “Prefiero ver un sermón que escuchar uno cada día.” Si mi vida y lo que digo ser están claramente conectados, es algo emocionante. Si no, quizás es tiempo de volver a pensar lo que significa ser un seguidor de Dios. ¿Por qué? Porque los demás están observándonos.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Michael Temple. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.