Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Tiempos de Cambio
.
Fotografía: Andrew Mogridge
Hace poco, durante un día sábado, me puse a mirar algunas viejas fotografías familiares. Allí aparecíamos celebrando fechas especiales: cumpleaños, bodas y vacaciones con la familia en la playa.

Mientras reflexionaba en lo jóvenes que lucíamos antes, algo me impactó en el centro mismo de mis emociones. El cambio. Literalmente, todo ha cambiado en los últimos 40 años ––los árboles, las casas, la ropa, los automóviles y las personas. De hecho, cinco de mis seres queridos han muerto, dos han nacido y dos se han divorciado.

Al pensar en mis padres y en mis abuelos que fallecieron en la década de los 80’s, imaginé lo que sería para ellos despertar milagrosamente y volver a vivir en el mundo de hoy.

Aparte de los cambios sociales, políticos y relacionales que se han producido, habría muchos avances tecnológicos que ellos tendrían que enfrentar: computadoras personales y portátiles, teléfonos celulares, buzones de voz, contestadoras y mensajería de voz automatizada, discos compactos, DVD’s, iPods, cámaras digitales, videocámaras, televisores de pantalla plana y cajeros automáticos.

¿Quién, con su mente sana, desearía volver y utilizar toda esa tecnología a la vez? ¡Probablemente, decidirían optar seguir “descansando en paz”!

La vida en el Hospital Simi Valley también pasa por tiempos de cambio: la reciente salida del presidente y director general y la llegada de otro; el cierre de la Unidad de Salud Mental e innumerables pequeños cambios que implican proporciones, finanzas, personal y tecnología. Todas estas cosas nos recuerdan diariamente que nuestro mundo laboral también es inestable.

Entonces, ¿cómo podemos lidiar con todo este cambio cuando lo que realmente anhelamos es estabilidad? He aquí algunos conceptos que se pueden tener en mente:
  • El Cambio es Inevitable. Debido a la inteligencia y a la creatividad que Dios le ha otorgado a la humanidad, siempre seremos inventores, esforzándonos por algo nuevo y diferente. Y debido a nuestros recursos globales limitados, tendremos que obligarnos a utilizar esa creatividad y lograr aquello que nos beneficiará.

     
  • El Cambio es Difícil. Ajustarse al cambio requiere de energía y de tiempo. Esos son dos de los bienes que sólo los muy jóvenes poseen en grandes cantidades. El cambio para el resto de nosotros será más difícil, pero no imposible.

     
  • El Cambio puede ser Bueno o Malo. Y, de hecho, ¡a menudo posee ambos elementos! Por ejemplo, el teléfono celular: nos encanta porque es conveniente; siempre lo llevamos con nosotros. Pero, por otro lado, lo detestamos, porque puede ser molesto: los demás siempre andan con el suyo y no paran de hablar a través de él –en el supermercado, en el restaurante, en la iglesia.

     
  • No tenemos que Hacerlo Solos. Dios nos ha prometido que no nos abandonará, ni olvidará. El desea ser nuestro eterno Amigo, guiándonos en las aguas inexploradas de cambio en nuestra vida personal, como también en nuestra vida profesional. El quiere quitarnos la ansiedad y llenarnos de Su perfecta paz. Y si nosotros lo aceptamos y ponemos nuestra confianza en El, hará precisamente eso.
Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Kathy A. Lewis. Derechos © 2013 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.