Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Bendita Nostalgia
.
Fotografía: MorgueFile
Los arreglos de las vacaciones no fueron como lo planeamos el año pasado. Me encontré fluctuando entre una nube de melancolía –siendo formal, pero sintiéndome triste y nostálgica.

Comencé a leer un nuevo libro y descubrí una frase que me impactó como un dardo. El autor describía el extrañar a su hija como un sentimiento de pérdida que vuelve a dejar un vacío más profundo. No había visto a mi hija durante dos Navidades. Esto sucede con los hijos adultos y debido a las circunstancias de la vida. Pero desde la muerte de mi madre, los abrazos y la presencia de mi hija han ayudado a llenar ese espacio en mi vida que quedó vacío.

Así que hace unos días atrás finalmente lloré en el carro junto a mi marido mientras compartía mis sentimientos. Su pregunta tipo “arreglemos el asunto” fue: “¿Quieres que te consigamos un pasaje de avión hasta Michigan?” Podría haberlo dejado para la primavera, pero le di una respuesta honesta: “Lo que extraño ya no está allí.” Los recuerdos de mi niñez, los recuerdos de mis hijos y mis padres, la fantasía de lo que la vida parecía ser entonces –todo es muy diferente ahora. Ni siquiera tengo la seguridad de que todos mis recuerdos estén correctos.

Siendo niña, recuerdo haberme quedado algunas noches con mis abuelos que vivían a unas 10 millas de distancia de mi hogar y me parecía que estaba al otro lado de la tierra –así de intenso era el sentimiento de estar lejos de lo familiar. Nunca deseé experimentar ir a un campamento de jóvenes o a un internado. Me encantaba estar con mis animales favoritos y pasear por los alrededores de nuestra granja. De algún modo, aquel lugar me dio la vislumbre de lo que será vivir eternamente en el cielo, rodeados de animales amistosos y de impresionantes paisajes.

Mi Herencia, mis Raíces y mi Conexión

Soy una persona profundamente nostálgica y trato de descifrar por qué el pasado parece quedarse atascado en mí como si arrastrara un pedazo de papel higiénico en el tacón.

A veces, he llegado a maldecir esa parte de mí. Otras, la he reclamado como una fuerza positiva –mi herencia, mis raíces y mi conexión. ¿Habré herado también ese gene ansioso por la familia que parece apreciar no tener que viajar más lejos que 50 millas? ¿O, tal vez, sea el resultado traumático de haber tenido que mudarse 11 veces en 33 años de matrimonio, obteniendo como resultado experimentar una incertidumbre acerca de la ubicación definitiva del hogar? Tal vez se deba a éso que me gusta la frase que tiene un resaltador en la manilla de mi puerta, que dice: “Hogar es donde está el perro.” A veces temo que Dios debe cansarse de mi brújula interna que a menudo se comporta como esa criatura fatigada en la película “E.T.” que señala continuamente al cielo, diciendo: “H-h-oo-me…” Ahora que ya he caminado la mitad de mi viaje terrenal, me doy cuenta que esta nostalgia inquebrantable tiene un propósito. Cuando no puedo soportar pensar en el futuro sin algún miembro de mi familia a mi lado, cuando pierdo el consuelo de una querida mascota, cuando quiero que una atrayente historia no termine nunca, como tampoco la brillante actuación de algún personaje –recuerdo que fui creada para estar en casa por la Eternidad. Creo que Dios utiliza mi disposición melancólica para llegar a mí, año tras año, evento tras evento. El único hogar permanente que tendré es el Espíritu de Dios habitando en mí para recordarme que la seguridad y todo lo demás que anhelo, están en Jesús. “Le contestó Jesús: ‘El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra vivienda en él” (Juan 14:23).

Nada compensa totalmente ese sentimiento no resuelto –ni las fotos, ni las grabaciones de la voz amada, ni las antigüedades de la granja familiar. Dios me ha dado suficiente nostalgia para hacer que continuamente anhele que llegue aquel día cuando verdaderamente esté en mi hogar y no tenga que irme ni decir adiós nunca más.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Karen Spruill. Derechos © 2014 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.