Home > Archives > La Biblia Dice >
.
El Regalo
.
Fotografía: MorgueFile
Delicadamente colocado en mi mano, su forma tubular hizo un ruidito cuando mis dedos la envolvieron. Aún con mis ojos totalmente cerrados, supe lo que era –¡un calidoscopio! Siempre había querido tener uno y ahora era una realidad. Abrí mis ojos y sonreí al mirarlo. Me sentía anonadada por un sentimiento de alegría inmenso, más aún cuando la barriguita está contenta luego de una cena excelente. Después de desearlo durante muchos años, estaba allí, aquel regalo simplemente perfecto.

No podía resistirme de ponerlo a contraluz. Entrecerré mi ojo izquierdo y miré por el derecho. Los colores vívidos de los trocitos de vidrio pintado caían como soldados de estaño a la menor vuelta de mi mano. Tenía 45 años y mi vida había dado muchas vueltas. Así como el calidoscopio, cada circunstancia se había presentado en diferentes formas y colores con las cuales debía lidiar –algunas filudas y dolorosas, otras suaves y redondas. Aprendí a tener cuidado en la vida y a estar siempre preparada para el cambio. He llegado a comprender que el cambio es inevitable.

Pero, ¿qué es un calidoscopio sin la luz? En la vida el amor es la luz. Cualquier cosa que a usted le acontezca, con amor siempre estará bien. Suceda lo que suceda, me he dado cuenta que aunque no pueda controlar lo que sucede fuera de mi calidoscopio, sí puedo controlar lo que me pasa y lo que veo. Escojo el nivel de cambio que me impactará, cuánto me afectará y cuándo llegaré a pisar fuerte nuevamente. Me toca a mí determinarlo.

Me lleva a una Gran Contemplación

Si me hubieran regalado este calidoscopio cuando niña, le habría dado unas cuantas vueltas y puede que luego lo haya desechado para nunca más tomarlo. Hoy, a los 45 años de edad, es un honor tener conmigo algo que mi corazón de niña deseó tanto. Me lleva a una gran contemplación.

¿Quién inspiró su creación? ¿Miguel Angel, Lois Tiffany o Dios? Puedo ver el universo, un jardín exuberante y el vitral de una capilla; todo, tenuemente creado con solo girar mi mano. Cuando niños, experimentamos todo a través de nuestros dedos y nuestros ojos; es la forma de aprender a conocer el mundo que nos rodea. Mirar y ver son dos experiencias totalmente diferentes. Un calidoscopio le otorga a usted la elección de realizar ambas.

Estoy agradecida por este regalo y la persona que me lo dio de alguna manera me conocía lo suficiente como para saber cuánto apreciaría el recibir esta explosión de arcoiris que ahora tengo en mis manos.

La Escritura nos dice: “De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16). Dios es el máximo Dador. Él sabe de qué estamos hechos y lo que cada uno más desea. Podemos contar con Su cuidado en cada experiencia difícil de la vida; con sólo girar Su mano nos rodea con su gloriosa luz deslumbrante de perdón y de amor.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Cathy Ireland. Reimpreso con permiso de Canadian Adventist Messenger, julio 2006. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la version REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.