Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Boleto para Viajar
.
Fotografía: Studiomill
Conocido como el padre de la física nuclear, ganador del premio Nóbel, Albert Einstein, era alemán por nacimiento pero emigrado a Norteamérica convirtiéndose en ciudadano de los Estados Unidos en 1940.

Un día, viajando en tren por la ciudad de Nueva York, el famoso científico observaba al conductor que se movía por entre los pasajeros recolectando los pasajes. Inmediatamente, el Doctor Einstein comenzó a buscar dentro de sus bolsillos. Cuando el conductor llegó a su asiento, Einstein había revisado los bolsillos de sus pantalones y de su abrigo de cabo a rabo y ahora se encontraba revisando su maletín.

Reconociendo al ganador del premio Nóbel, el conductor le dijo que no se preocupara. “Confío en usted,” le dijo, y continuó recolectando los pasajes de los demás pasajeros.

Media hora más tarde, el conductor volvió a encontrar al profesor de Princeton arrodillado, obstruyendo el pasillo, buscando a tientas por debajo de los asientos y de los equipajes, tratando de encontrar el boleto perdido.

No es un Asunto de Confianza

Notándolo, el conductor le repitió una vez más que no necesitaba preocuparse acerca de su boleto. “Confío en usted, señor,” expresó galantemente. “Jovencito, este no es un asunto de confianza. Es un asunto de dirección. ¡No tengo la menor idea a dónde voy!”

Si no le ha ocurrido algo parecido en un tren, me imagino que sí ha experimentado un dilema similar al conducir por la autopista. Está distraído, toma el volante con más fuerza y se pregunta, ¿hacia dónde voy?

Perder el sentido de orientación momentáneamente desconcierta y, en algunos casos, aterra. Pero vivir lo es aún más. Sucede casi en forma imperceptible –una mala maniobra aquí, una decisión tomada a la ligera por allá, una relación amistosa poco conveniente, quizás. Nuestra brújula moral comienza a inclinarse un poquito y nos desorientamos. De algún modo nos encontramos a la deriva, sin un sentido de orientación. Puede que incluso nos preguntemos: “¿Qué estoy haciendo aquí, finalmente?”

“¿Cuál es mi objetivo en la vida?”

Aunque la respuesta específica a esa pregunta es diferente para cada uno de nosotros, la verdad es que estamos aquí para glorificar de algún modo a Dios. La forma en que sea una realidad en su vida y en la mía, tiene que ver con lo especiales y originales que cada uno de nosotros podamos ser.

¡Tenga la seguridad de que nuestro Creador tiene un plan distintivo y excepcional para su vida! Si usted pone su confianza en el Señor con todo el corazón en vez de en usted mismo, si busca la voluntad de Dios en todo su quehacer, el Todopoderoso dirigirá su camino (Proverbios 3:5-6 parafraseado).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Kathy A. Lewis. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.