Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Salvado por un Himno
.
Fotografía: Stuart Whitmore
Un grupo de turistas de la zona norte del país formaba parte de la compañía reunida en la plataforma de un barco a vapor que se deslizaba lentamente por el histórico Potomac en esa hermosa tarde de verano de 1881. Un señor que era conocido nacionalmente como músico evangelista, había encantado al grupo interpretando varios himnos conocidos, dejando para el final el tan amado himno por todos los cristianos, “Cariñoso Salvador”.

El cantante interpretó las primeras dos estrofas con mucho sentimiento, terminando con peculiar énfasis las últimas frases que estremecieron los corazones de todos. Una gran quietud inundó a los presentes luego de que las últimas notas musicales dejaran de sonar. Después, un señor salió de la multitud y avanzó hacia el cantante, haciéndole una pregunta:

“Le ruego me perdone, forastero, pero ¿participó usted activamente en la última Guerra (la Guerra Civil Norteamericana)?”

“Sí, señor,” contestó el cantante cortésmente, “peleé bajo las órdenes del General Grant.”

Levanté mi Fusil y Apunté

“Entonces,” continuó diciendo el hombre como en un suspiro, “yo luché en el lado contrario, –en realidad, estoy casi seguro que estaba bastante cerca del suyo en aquella noche luminosa dieciocho años atrás. Fue una noche como ésta. Si no me equivoco, usted estaba de guardia. Nosotros, los del sur, teníamos una ardua batalla y ustedes eran nuestros enemigos. Me arrastré cerca de su zona de ataque con mi arma asesina en la mano y me escabullí entre las sombras. Mientras usted se movía de un lado a otro, lo escuché tararear el mismo himno que acaba de cantar hoy. Levanté mi fusil y apunté al corazón. Yo había sido seleccionado por nuestro comandante para realizar ese trabajo porque él sabía que daba en el blanco. Entonces, bajo la noche oscura resonaban las palabras:

Solamente en ti, Señor, hallo paz, consuelo y luz, Vengo lleno de temor a los pies de mi Jesús.

“Su oración fue contestada. Luego de escuchar aquello, no podía disparar. Tampoco atacamos su campamento aquella noche. Usted fue uno de los hombres cuya vida no pude quitar.”

El cantante apretó la mano del hombre y dijo con mucha emoción, “recuerdo muy bien aquella noche, como también recuerdo el sentimiento de tristeza y soledad conque fui a cumplir mi deber. Sabía que mi zona era una de gran peligro y nunca estuve tan desanimado como durante aquel servicio. Le tomé el peso a la situación pensando en mi hogar, en mis amigos y en la vida que tanto amaba. Entonces, el pensamiento de que Dios cuidaría lo que había creado, vino a mí con una fuerza muy peculiar. Si Él cuida de los gorriones, ¡cuánto más lo haría con el hombre que creó a Su propia imagen! Y canté con el corazón, dejando de sentirme tan solo”.

“Nunca supe hasta hoy cómo había sido contestada aquella oración. Mi Padre celestial pensó que era mejor que no lo supiera durante estos dieciocho años. ¡Cuánta de Su bondad desconoceremos hasta que nos sea revelado por la luz de la eternidad! ‘Cariñoso Salvador’ ha sido uno de mis himnos favoritos; ahora será inexpresablemente estimado para mí.

Este incidente es un hecho verdadero y fue relatado al escritor de este artículo por una señora que estuvo en aquel barco a vapor.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
_______________________________

Reimpreso con el permiso de Signs of the Times, Marza 2005. Derechos © 2007 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.