Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Liberación del Mal
.
Fotografía: Marianna Pappas
“…porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12).

Toda mi vida he sabido que existe una batalla entre el bien y el mal. Siempre he sabido que Satanás está tratando de destruirnos mientras Dios intenta salvarnos; pero nunca lo había comprendido realmente a un nivel tan personal hasta que atravesé por la siguiente experiencia.

Había sufrido de depresión durante meses. Había buscado asistencia médica pero las medicinas me daban efectos laterales peores que la enfermedad, de modo que dejé de tomarlas.

Un día, me encontraba sola en mi hogar tratando de realizar algún trabajo en mi oficina. Me senté frente al escritorio queriendo concentrarme, pero mi depresión eran tan intensa que no podía lograrlo. Luché contra mi estado de ánimo durante horas y finalmente renuncié, sentándome en un cómodo sillón de la sala, para meditar y orar. Mientras lo hacía, pensé que aquella opresión con la que luchaba no era de carne y hueso. Llegué a la conclusión de que estaba siendo acosada por malos espíritus. Allí mismo, incliné mi cabeza y empecé a orar.

Hice una Simple Oración

Hice una simple oración en voz alta. Le pedí a Dios que quitara a Satanás y sus malos espíritus de mi vida. Le confesé mi impotencia y reconocí Su omnipotencia pidiéndole que apartara los malos espíritus y los atara en el nombre de Jesús, quien derramó Su sangre en la cruz por mí.

Después de orar, me recosté, cerré mis ojos y esperé un milagro. No sucedió nada. Estuve allí, sentada, sintiéndome más deprimida que antes. Después de unos minutos, comencé a sentir mucho sueño. Me di cuenta que tenía que pararme e ir a trabajar a mi oficina. Tenía fechas topes que cumplir. Pero era casi imposible estar despierta. Fui al dormitorio, me acosté y me quedé produndamente dormida.

Habiendo dormido cerca de una hora, me desperté de repente por el sonido que venía de la puerta principal. Era muy raro, porque mi marido estaba en el trabajo y mis hijos en la escuela. Nadie más tenía llave de nuestra casa. Me levanté rápidamente para ver quién había abierto la puerta de calle. No había nadie. La puerta estaba abierta de par en par, pero allí no había nadie. ¿Cómo se había abierto? Me quedé inmóvil, tratando de resolver lo que había sucedido. La puerta no podía haberse abierto sola. Era temporada de lluvia y el clima húmedo y bochornoso hacía que la puerta de entrada se atascara. A veces teníamos que utilizar la fuerza física para abrirla. Pero ahí estaba –abierta de par en par y nadie a la vista.

Mientras me quedaba contemplando la situación, me di cuenta que había algo diferente en mí. Ya no me sentía deprimida. De hecho, ¡me sentía mejor que nunca! Quería gozar de la vida nuevamente y una paz y fuerza interior me inundaron. Entonces me dí cuenta de lo que había sucedido con la puerta. Creo hasta el día de hoy que una batalla espiritual comenzó a batirse después del momento en que oré por ayuda divina. Pienso que el Señor hizo que cayera en un sueño profundo porque no quería que fuera parte de esa batalla. Le había pedido que luchara por mí y Dios necesitó protegerme mientras Él peleaba contra el enemigo. Satanás no deseaba renunciar tan fácilmente, pero el Señor ganó la victoria. En realidad, Satanás no tuvo otra elección sino irse, porque la batalla entre el bien y el mal había sido ganada hacía mucho tiempo en el Monte Calvario. Creo que el ángel del Señor abrió la puerta de mi casa aquel día mientras escortaba a Satanás para que abandonara mi hogar para siempre. Todo lo que pude hacer fue arrodillarme y darle gracias por Su maravillosa misericordia por una sierva tan indigna.

Los años han pasado y nunca más he vuelto a sentirme deprimida u oprimida por nada. Sólo siento agradecimiento para Dios.

Respond to this article   View Reader Comments
______________________________

Por Naomi Castro. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión REINA-VALERA ® 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.