Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Compartiendo la Pena
.
Fotografía: Thomaz Scalquo Cia
Mi voz sonaba temblorosa y mis ojos estaban llenos de lágrimas. Las únicas palabras que podía pronunciar eran: “lo siento mucho”. Me encontraba en el servicio fúnebre de mi sobrino que se había muerto en un accidente automovilístico y todo parecía brumoso. Todos estaban sumergidos en la pena de esa gran tragedia. Me preguntaba qué podía hacer o decir para ayudar a apaciguar en algo el dolor entumecedor que mi hermano experimentaba al perder al mayor de sus hijos. No quería añadir más dolor, de modo que terminé quedándome parado allí, incapaz de articular palabra.

Si usted no sabe cómo reaccionar cuando alguien que conoce ha perdido a un ser querido, no está solo. Es algo natural desear encontrar algo que decir que marque la diferencia, sin embargo; las palabras parecen ser inadecuadas en momentos así. Desde entonces, cuando experimenté la sensación “de estar mudo”, he aprendido algunas cosas importantes acerca de cómo tratar con quienes sufren.

He aquí unas pocas cosas para recordar:

1. Una conversación inteligente no logra que las cosas mejoren. Cuando alguien está lidiando con la pérdida de un ser querido, los cliché y las palmaditas en la espalda no ayudan a nada… puede que duela más. Nuestras palabras de ánimo debieran ser tan sencillas como, “lo siento”, y “estoy orando por usted”, pero no es el momento de decir algo como: “él está mejor que nosotros”, o “sé por lo que usted está atravesando”. Aunque nos cueste encontrar las palabras adecuadas, es mejor no decir nada que arriesgar herir a alguien que ya está sufriendo al perder a alguien que tanto amaba.

2. El toque puede mostrarles que a usted le importa lo que les sucede. Tomar calladamente la mano, o apretar suavemente el hombro de una persona que sufre, puede significar más que muchas palabras.

3. Los recuerdos personales pueden ser reconfortantes. Si usted tiene un recuerdo personal positivo acerca de la persona que ha fallecido, generalmente es un alivio compartirlo con el familiar que está sufriendo. Es apropiado decirle de qué forma sus vidas han sido tocadas por su ser querido y cómo el mundo es un mejor lugar debido a los años que aquella persona vivió en esta tierra.

El dolor es un proceso necesario al lidiar con la muerte. Es duro perder a alguien, pero contar con el amor y el apoyo de los amigos y familiares nos ayuda a enfrentarnos y a descubrir la fuerza durante esos días oscuros de nuestra vida. Debemos poner atención en lo que digamos y en la forma como actuamos, de modo que hagan una diferencia verdadera en la vida de quienes sufren la pérdida de un ser querido.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores ______________________________

Por Michael Temple. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.