Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
La Parábola del Árbol
.
Fotografía: MorgueFile
Gozaba de aquella tarde de invierno recostada en el sofa y envuelta en una manta. Las luces centelleantes del árbol navideño y el paisaje nevado de afuera traían paz a mi alma.

Había presentido algo especial acerca de ese árbol mientras lo adornaba, pero me era imposible articularlo. Ciertamente, no era el retrato de un árbol perfecto. Para comenzar, los enebros no son árboles navideños típicos, y su forma dista mucho de ser simétrica.

Nuestro pequeño enebro era un árbol ordinario, pero lo habíamos escogido para que fuera nuestro primer árbol de Navidad en Oregón. Lo llevamos dentro de la casa, le pusimos un soporte y le ensartamos algunas luces. Decoraciones livianas fue lo único que pudieron soportar sus pequeñas ramas, de modo que dejamos las pesadas dentro de la caja para utilizarlas el próximo año. Cuando lo colocamos en nuestra sala, la forma del enebro llegó a ser más evidente. Algunas de sus ramas sobresalían de las otras y había un hueco grande entre ellas. Ciertamente, el árbol no había sido podado cuidadosamente para tomar la forma perfecta de un árbol navideño. Había estado a la venta en el lote de árboles y allí estuvo hasta pasada la Navidad.

Los Defectos del Árbol se Volvieron Insignificantes

Y mientras descansaba en el sofa, la parábola del árbol comenzó a aclararse. Los defectos del árbol se volvieron insignificantes mientras las luces resplandecían cada vez más en la oscuridad; parecía realmente hermoso y simétrico. Fue entonces cuando finalmente recibí su mensaje. El árbol no era el foco. Lo eran las luces y los adornos que él tenía.

El árbol estaba allí para sostener esas luces y esos adornos.

¿No es así como debiéramos ser los cristianos? Podemos llegar a deformarnos y a quebrantarnos debido al pecado, pero nuestra meta no es enfocarnos en nosotros mismos. Estamos aquí para resaltar la luz y la belleza de Cristo. Cuando lo hagamos, los demás serán atraídos a Él, no a nosotros. Nosotros sólo somos instrumentos para demostrar al mundo el amor y la insondable belleza de Dios.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
_______________________________

Por Tammy Ledbetter. Reimpreso con el permiso de Signs of the Times, Diciembre 2006. Derechos © 2007 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.