Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Nuestra Visita Navideña
.
Fotografía: Loretta Humble
Hicimos nuestra caminata dentro y fuera del vecindario. Pronto, paseábamos junto a los ventanales centellantes de las tiendas, oyendo villancicos provenientes de los carros que pasaban junto a nosotros. Intercambiamos miradas, como si de algún modo necesitáramos que aquella velada fuera especial. Nuestros hijos no llegarían a casa hasta pasada la Navidad, de modo que quisimos hacer de aquella festividad algo distinto.

Un letrero rechinaba con la brisa en la vieja casa que habían convertido en hogar de ancianos. El gran ventanal de la entrada dejaba ver un gran arbolito navideño con sus luces encendidas. Apreté la mano enguantada de Dave. “Al menos, nos tenemos el uno al otro. Algunos de esos ancianos probablemente no tienen a nadie que los visite esta Navidad”.

Dave devolvió mi apretón de manos. “Veamos si podemos entrar y visitar a alguien que esté solo”.

“¡Una idea impusiva,” contesté, “pero vamos!”

El rostro amistoso de una mujer nos abrió la puerta. Le contamos por qué estábamos allí y con gran alegría nos encaminó hacia los residentes que quizás estaban solos durante las fiestas. Conocimos a Mike, encabezando la lista de nuestro primer cuarto del asilo. “¡Feliz Navidad!”, dijo Dave. “Estamos aquí para conversar un rato con usted”.

Los ojos oscuros de Mike brillaron. Nos contó que había nacido en 1918 y que había trabajado recorriendo el país. Su esposa había muerto hacía algunos años. “Le encantaba la Navidad, especialmente la que celebraban en la iglesia. No teníamos mucho dinero, pero hacíamos lo que podíamos.”

Al despedirnos de Mike, nos alcanzó una antigüa revista que estaba junto a su cama. “¿Quieren leerla? Ya me aburrió. Será como mi regalo navideño para ustedes. Espero que les guste. Tiene algunas historias acerca de Navidades pasadas que me hicieron sentir bien.”

Saludamos a Helen, de 83 años de edad y ella nos dijo: “Ustedes podrían ser mis parientes, pero ellos viven demasiado lejos de aquí. Imaginaré que lo son, ¿está bien?

Los Residentes se Detuvieron Junto a la Puerta para Escuchar

Nunca he pertenecido a un coro, pero entoné “Al Mundo Paz” y Dave me acompañó. Varios residentes se detuvieron junto a la puerta para escucharnos. Cuando terminamos, sus ojos brillaban y nos aplaudieron. No les importó que no fuéramos cantantes experimentados.

Charlamos con otros ancianitos antes de abandonar el lugar. Sus cálidos abrazos y sus fervientes demostraciones de agradecimiento nos acompañaron hasta la puerta de salida.

Ya en casa, dije: “Hay mucho más acerca de esta noche, pero no lo podía decir. Tenía un nudo en la garganta y sentí miedo de quebrarme y de llorar en frente de todos”.

¿Sucedió algo cuando esa ancianita de pelo canoso y atado con una cinta azul te invitó a su cuarto?” preguntó él, en forma perceptiva.

“Sí.” Le estiré la mano. “Mira.” Dave miró la cinta de raso azul en la palma de la mano.

“Esa señora me dijo que se sentiría muy contenta si yo aceptaba la cinta como un regalo”, dije. “Me contó que había recibido dos de esas cintas dentro de la tarjeta navideña de su amiga. Ella quería que yo me quedara con una.”

Intercambiamos sonrisas acerca del gozo que habíamos sentido con nuestra visita impulsiva. No esperábamos recibir nada, excepto paz interior, pero los ancianos de aquel asilo habían respondido a través de sonrisas, de agradecimiento, de una revista y una cinta de raso azul. Quise regresar y devolverle la cinta a Helen, pero Dave me dijo que tal vez le quitaría su gozo de dar.

Moví mi cabeza, asintiendo. Nos sentamos junto al arbolito, pusimos el canto “Noche de Paz” y sentimos que habíamos experimentado una Navidad íntima fuera del hogar. ¡No podíamos esperar para contarles lo sucedido a nuestra familia en unos días más!

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
_______________________________

Por Audrey Carli. Reimpreso con el permiso de Signs of the Times, Deciembre 2006. Derechos © 2013 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.