Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Los Cristianos y las Deudas
.
Fotografía: Reinhardt Hoft
Dave y Melissa* viven la vida perfecta: tienen una hermosa casa, dos carros nuevos e hijos que siempre están vestidos a la última moda. Pero las apariencias engañan; ellos gastan más de lo que ganan y han contraído una cantidad de deudas. Esto está amenazando su seguridad financiera y su relación matrimonial.

La desafortunada realidad es que muchos individuos, inclusive los cristianos, se ven confrontados cada vez más a cargar con las deudas. “Gastar de más es como cualquier otro vicio en nuestra vida” dice Ronald Holland, vice presidente de Bankers Financial Group de Greenbelt, Md. Son las simples decisiones que hacemos diariamente las que influyen en cómo y hasta qué punto la gente gasta o ahorra. Estas decisiones pueden llevarnos a la prosperidad o a la ruina financiera.

“Puedo decir que las deudas definitivamente han agregado estrés a mi vida y a mi matrimonio,” explica Melissa, quien lucha por hacer sus pagos a tiempo y evitar las multas. “Es difícil tratar de equilibrarlo todo.”

El tener deudas ha llegado a niveles sin precedentes. Por lo menos el 71 por ciento de los hogares de Estados Unidos recibe cada mes ofertas de algún tipo de tarjeta de crédito. Además, el costo de la vida ha aumentado y las deudas hipotecarias se han duplicado en los últimos seis años**

Elevar la cuota de la enseñanza universitaria también ha contribuido a empeorar esta situación. En promedio, los estudiantes universitarios se gradúan debiendo entre $20.000 dólares (unos $45.000 dólares para los estudiantes de posgrado). Además, el 76 por ciento de los estudiantes sin título posee por lo menos una tarjeta de crédito, mientras que los estudiantes titulados cerca de seis.**

¿Por qué los cristianos, en particular, se meten cada vez más en este pantano financiero? G. Edward Reid, autor de It's Your Money! Isn't It?, idendifica dos razones principales, incluyendo las tarjetas de crédito referidas. “Los dueños de casa y los estudiantes están siendo inundados con ofertas de crédito,” indica él. Luego está la actitud que la sociedad tiene hacia el gasto. “Estamos menos contentos con lo que tenemos y más impacientes en privarnos de un artículo, en vez de ahorrar para alcanzarlo,” señala Reid.

Rompiendo el Ciclo

De acuerdo a Reid, se requiere enseñar buenos principios de administración para inculcar desde muy pequeño las herramientas apropiadas para triunfar financieramente. Su esposa, Kathy, autora de Dollars and Sense From Grandmommy, concuerda que se debe enseñar desde niño los conceptos fundamentales de la administración del dinero. “Los padres debieran diferenciar constantemente entre las necesidades y los deseos del niño,” declara. “Estos ejemplos extremadamente importantes deben ser enseñados en forma temprana.”

La asignación semanal del niño puede ser utilizada para reforzar estas lecciones. “Pueden gastarla en algo más barato o ahorrarla para comprar un artículo más costoso,” dice Kathy. “Esta sencilla elección ofrece una variedad de experiencias prácticas de enseñanza.”

Los cristianos de todas las edades pueden aprender de la Biblia, que tiene mucho que decir en cuanto al dinero. “Hay más versículos que hablan del dinero que del amor, la salvación y la segunda venida de Cristo,” señala Reid. Él cita Proverbios 22:7-“Los ricos son los amos de los pobres; los deudores son esclavos de sus acreedores” -para ilustrar que cuando las personas piden prestado, entran en la esclavitud.

Tres Pasos para Aliviarse de las Deudas

Entonces, ¿cómo cristianos como Dave, Melissa y otros, llegan a estar libres de deudas? Reid resume un plan de tres pasos sencillos:

Primero: Tome la decisión de salir de las deudas. “Debe hacer un compromiso con el Señor, con usted mismo y con su familia para cambiar sus hábitos de gasto,” repite Nathaniel Holanda, presidente y director general de Bankers Financial Group. Este es el paso más importante porque identifica un cambio de actitud en usted.

Segundo: Haga un convenio con Dios que las bendiciones inesperadas o extrafinancieras que usted reciba, serán utilizadas para saldar esa deuda.

Tercero: Haga una lista con todas sus deudas, poniendo las más grandes (como hipotecas, etc.) en primer lugar y las tarjetas de crédito al final, ya que tienen un interés más alto. El poner por escrito estas obligaciones hace más clara su situación financiera. Luego trabaje desde abajo hacia arriba para saldar sistemáticamente sus deudas. Al ir pagando una por una, aplique los pagos a la próxima deuda de su lista.

Los cristianos tienen la responsabilidad de ser buenos administradores financieros y la Biblia, que contiene una variedad práctica de soluciones, es nuestra mejor guía. Adherirnos a sus fundamentos con la ayuda de Dios, nos asegurará el éxito financiero en nuestra vida.

*Seudónimos.
**Estadísticas extraídas de “'Generation Debt' is Going Deep into the Red” de Vanessa Richardson, Febrero 8, 2006, MSNBC.com, y “Is a Recession Around the Corner?” por Clive Crook, Septiembre 9, 2006, National Journal.


Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Billy Errico. Reimpreso con el permiso de Columbia Union Visitor, Septiembre 2006.
Derechos © 2006 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.