Home > Archives > La Biblia Dice >
.
¡Transformados!
.
Fotografía: Roni Broering
Tengo una lista de personas por las cuales oro cada día. Oro por mi personal caminar con Dios y también por mi familia y los demás.

No hace mucho, me asaltó un pensamiento mientras oraba en forma intercesora (orar por los demás). Oraba para que Dios ayudara a un individuo con ciertos hábitos y estilo de vida, de modo que Él le diera fuerza y valor para tomar buenas decisiones. ¡Y entonces lo comprendí! ¿No desaparecierían todos estos “síntomas” si la persona por la cual yo oraba estuviera convertida? No quiero decir convertida en la forma en que los demás piensan, generalmente. Lo que quiero decir es que esa persona esté totalmente rendida a Jesús. Recuerdo las palabras de una anciana de mi iglesia que una vez dijo: “A menudo oramos para que Dios arregle esto o aquello en las personas; cuando realmente necesitamos orar para que lleguen a ser como Jesús.”

¿No es así? ¡Claro que sí! Podemos orar por cada detalle y estoy segura que Dios está feliz de escuchar lo que nos preocupa y de contestar algunas de nuestras peticiones. De hecho, lo he visto hacerlo. Pero con toda seguridad Dios espera que la mayoría de nosotros oremos por aquellos amados (y por nosotros mismos), ¡de modo que lleguemos a ser como Jesús!

Jesús lo Cambia Todo

¿Se ha dado cuenta que cuando alguien está convertido llega a ser una persona más considerada? Por supuesto que sí. ¿Por qué? ¡Porque Jesús vive dentro de su ser! ¡No lo puede evitar! Y cuando una persona llega a ser como Jesús, comienza a pensar como Jesús, a hablar como Jesús y a utilizar el tiempo como lo hacía Jesús. ¡Jesús lo cambia todo! Cuando Él nos sana del pecado, nuestros síntomas desaparecen. Somos transformados desde el fondo de nuestro ser, no desde el exterior.

Así que cuando estemos agobiados por las decisiones que uno de nuestros seres queridos puede estar tomando y oremos por ése u otro síntoma, recordemos que la respuesta para todos esos problemas está en la oración ferviente de ser transformados al carácter de Jesús.

“No os conforméis a este mundo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Romanos 12:2).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Gwen Scott Simmons. Derechos © 2006 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.