Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Vivir en Forma Sencilla
.
Fotografía: Fleur Suijten
“Debiéramos vivir sencillamente, de manera que los demás puedan sencillamente vivir.” Aunque he olvidado al autor, las palabras de esta cita se han quedado atascadas en mi mente durante muchos años, tal vez, porque dicen tanto acerca de nuestra responsabilidad como nación bendecida por Dios con prosperidad material. No es un secreto que en muchas partes del mundo la gente esté muriéndose de hambre mientras que otros examinamos con detenimiento la pila de catálogos navideños debatiendo si debemos comprar o no un televisor de plasma para las Navidades.

Cierta vez leí sobre un portero que personificaba el espíritu de esta cita. Genesio Morlacci donó $2.3 millones de dólares a un pequeño colegio católico romano en Montana. Murió a la edad de 102 años, viudo, sin hijos. Amasó su fortuna trabajando 18 a 20 horas diarias (y pensamos que los turnos de 12 horas son cansadores), operando un negocio de limpieza de ropa en seco. En sus años de jubilado, trabajó mitad de tiempo como portero.

“Gene”, como es conocido, deseaba ayudar a los demás a obtener la formación académica que él nunca tuvo. Y su donación para University of Great Falls ha generado cerca de $100,000 al año para otorgación de becas en este pequeño establecimiento educacional.

Pero, ¿cómo lo hizo? ¡Él ahorró, invirtió y no compró las cosas que no necesitaba! En otras palabras, Gene vivió en forma sencilla. Era conocido por dar vuelta los cuellos de sus camisas ¡y volver a coserlos con la parte deshilachada hacia abajo!

¿Lo Necesitamos?

No estoy sugeriendo que no nos compremos una camisa nueva cuando el cuello esté deshilachándose. Si la necesitamos, debiéramos hacerlo. Pero la pregunta clave es: “¿Lo necesitamos?” Porque existe una delgada línea entre “necesidades” y “deseos”. A menudo nos convencemos a nosotros mismos que “necesitamos” algo, cuando en realidad lo “deseamos”. Pero las bendiciones llegan cuando adquirimos menos de lo que “deseamos”. Y es allí cuando entonces podemos ayudar a los demás proporcionándoles más de lo que “necesitan.”

Somos una nación bendecida ricamente por Dios. Pero el Señor nos bendice para que podamos bendecir a otros a cambio. En estas fiestas, mire a su alrededor y descubra a alguien en necesidad; están por todas partes. Entonces experimente la alegría que proviene de vivir en forma sencilla, de modo que alguien también pueda vivir sencillamente.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Kathy A. Lewis. Derechos © 2014 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.