Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Pequeñas Cosas
.
Fotografía: Georgios M. W.
Durante el año 2002 estuve sin trabajo. Mi empleador cerró la tienda en septiembre de 2001 e inmediatamente después de que ocurriera lo del 11 de septiembre, no se estaba empleando a nadie. Para el momento en que los negocios comenzaron a emplear nuevamente, yo había estado sin trabajar por espacio de seis meses.

En la industria de la tecnología, seis meses son una eternidad. Mientras más tiempo estaba sin trabajar, menos probabilidades tenía de ser empleado. Rápidamente, me convertí en un desempleado.

Luego, alguien que conocí casualmente hacía 20 años atrás, supo que necesitaba trabajo. Lo llamaré Bill. Bill fue gerente en una gran organización. Mientras que su organización realmente no necesitaba a alguien con mis habilidades, muchos de sus suministradores, sí. Tomó mi currículum vitae (resume), e hizo todo lo posible para que algunos de ellos me entrevistaran.

Muy pronto encontré un trabajo en una compañía que necesitaba urgente mis destrezas. Terminé trabajando para alguien con el que había trabajado quince años antes. Había sentido mucho cuando me fui de allí, y ahora estaba feliz de recuperarme como empleado. No habría sabido de esa posición sin la ayuda de Bill.

Te lo Debo

Llamé a Bill para agradecerle. No comprendía por qué había hecho todo ese esfuerzo por alguien que apenas conocía. Me sentía agradecido. “No podría haber obtenido ese trabajo sin tu ayuda," le dije. “Te lo debo.”

“No me debes nada,” me dijo. “A lo menos, estamos en igualdad de condiciones. Si puedo ayudarte nuevamente, seguro que lo haré.”

Me hizo recordar algo que yo había hecho 20 años atrás. Él había terminado la Universidad hacía un año o dos. La compañía para la cual trabajábamos había reducido el personal en un tercio. Muchos colegas, incluyendo a Bill, tuvieron que enfrentar quedar cesantes. En aquel momento la economía del país estaba muy mal. Perder el trabajo entonces, especialmente para aquellos que recién habían terminado la Universidad, significaba que usted salía para siempre de esa industria.

Yo iba a ser uno de los pocos empleados que quedarían trabajando en aquel lugar. Siendo que no estaba buscando trabajo, pude ayudar a quienes fueron despedidos. Escribía bien. Ayudé a muchos jóvenes de mi grupo, incluyendo a Bill, a preparar sus currículum vitae. No me demoré tanto tiempo en ello, sólo unas pocas horas.

Bill obtuvo un gran empleo en la organización para la que hoy trabaja. Después de que fuera empleado, le dijeron que lo habían llamado debido a su currículum vitae. Por mi insistencia, él agregó unas pocas líneas que lograrían impresionar a su empleador. Lo logró -y eso lo condujo por el camino que lo llevaría a convertirse en el gerente general de la empresa.

A veces pensamos que tenemos que hacer algo realmente grande para cambiar la vida de una persona. Por el contrario, a menudo las cosas pequeñas logran los cambios más grandes -cosas tan pequeñas que usted no llega a advertirlas si no es a través del tiempo. Cosas que casi ya no recuerda.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
_______________________________

Por Mark N. Lardas. Derechos © 2014 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a  pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.