Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Búsqueda del Contentamiento
.
Fotografía: Stock.Xchng
Una vez leí la historia de un terapeuta de la música llamado Ken Medema. Como pianista, los conciertos de Ken acarrean grandes multitudes que lo ovacionan de pie. Según el artículo, su música inspira a personas de todas las creencias religiosas.

Pero mucho más inspiradora que su música, es su actitud. Y es que Ken ha sido ciego desde su nacimiento. Sin embargo, él no lo considera una dificultad; todo lo contrario, lo considera una bendición. En uno de sus conciertos realizado en Manila, Filipinas, declaró que no desearía que su vida hubiese sido diferente. ¿Puede imaginarlo? ¡Este hombre que nunca ha tenido vista, no desea tenerla! Está contento con su vida tal cual es. ¡Qué historia más asombrosa!

Estar contento es una cualidad tan rara como el diamante. Y es fácil advertir el por qué. La propaganda que nos grita desde las páginas resbaladizas de las revistas, los carteles de la autopista, los comerciales de televisión e, incluso, el internet, perturban cualquier contentamiento que tengamos, creando en nuestro interior un sentido de descontento, agitando el deseo de tener más. Continuamente somos incitados a comprar algo más nuevo, más grande, mejor o más rápido que lo que ya tenemos. No importa si todavía funciona. Es muy difícil permanecer contentos con este bombardeo sutil.

Contentamiento Genuino

Pero contrariamente al mensaje subyacente de las imágenes que nos tientan a comprar más, el contentamiento no proviene a través de la adquisición de bienes materiales. Aunque las posesiones nos dan placer por un tiempo (a veces durante una temporada muy corta), el contentamiento genuino se encuentra antes que nada en la relación que tengamos con Dios y con los demás.

El apostol Pablo nos hizo ver un detalle sorprendente de este concepto cuando en Filipenses 4:11 dijo que había aprendido a estar contento en cualquier situación que se encontrara. Para un hombre que tenía muy pocas posesiones, cuyo oficio había sido fabricar botes y a quien habían golpeado y encarcelado más de una vez, esta era una declaración asombrosa. La disposición de Pablo, su actitud pacífica y su satisfacción, no fueron afectadas por el ir y venir de las circunstancias de la vida. Su contentamiento provenía de su relación con Dios y con Cristo. Al igual que Pablo, nosotros también podemos experimentar la paz que sobrepasa todo entendimiento en cada circunstancia o con lo que tengamos o dejemos de tener, a cambio de una relación creciente con el Señor.

Respond to this articleView Reader Comments
______________________________

Por Kathy A. Lewis. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.