Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
¿Siervo o Señor de la TV?
.
Fotografía: Andre Lubbe
Radiación: ¡Material de deshecho peligroso! Esta frase describe a la mayoría de las etiquetas de los televisores. ¿Y cuál es el problema con la televisión? Los niños ven televisión como si estuvieran viendo el mundo. Representa la buena vida con automóviles veloces, comida, ropa y sexo. Tal como lo dijo un padre: “Toma treinta minutos para que dos personas se conozcan, se enamoren, se casen y se divorcien”. La televisión nos ofrece una mirada distorsionada del amor, del matrimonio y del sexo. Los niños reciben un falso sentido de los valores. Los héroes son los estereotipos -parece que nunca aprenden. Además, la televisión no anima a un proceso de información inteligente -sólo nos otorga fragmentos informativos. Concuerdo con Neil Postman acerca de que “la televisión es la cultura de la garganta.”

Niños de entre dos y doce años de edad miran un promedio de 25 horas de televisión por semana. Al momento de graduarse de la enseñanza media, habrán pasado alrededor de 22.000 horas frente al televisor y observado 18.000 asesinatos. Los niños son especialmente vulnerables a los programas de televisión porque tienden a creer todo lo que ven en la pantalla. Siguen el modelo de vida de las estrellas del espectáculo. La televisión es especialmente mortífera para los niños más pequeños, ya que ellos no distinguen entre la fantasía y la realidad hasta cerca de los seis años de edad.

Pero lo que más molesta a los padres y maestros acerca de la televisión es la manera en que distrae a los niños de la lectura educativa. Tal como dijo una madre: “Usted puede controlar en parte lo que un niño ve en la televisión. Pero lo que no podemos hacer es obligarlo a leer cuando la televisión acapara su deseo normal de aventura y emociones.”

Leyendo con los Niños

“Leer con su hijo es mucho más recompensable. La lectura ayuda a que el niño lea con prontitud, estableciendo una cercanía con ella que perdurará toda la vida. Así que si usted se pierde algunos programas de televisión no es algo que realmente tenga mucho beneficio. Los momentos de lectura pasados con su hijo nunca serán un tiempo perdido.

Ver televisión es también una actividad realizada como espectador. Todos sabemos que los niños deben ser desafiados físicamente. Ellos necesitan desarrollar mucha actividad física para liberar su energía y sus sentimientos escondidos. Jugar a algún juego, pasear en bicicleta o dar una caminata, es mucho mejor para su niño.

“Las actividades que promueven la interacción familiar son formas maravillosas de conocer a sus hijos de una mejor forma y de ayudarlos a identificar problemas o preocupaciones que a lo mejor tienen. Conéctese con sus hijos en vez de con la televisión.” (Anne Leenknecht, Daily Courier, Mayo 11, 1991.)

La televisión debe ser nuestro siervo, no nuestro señor. Existen muchos programas educacionales en la televisión, como por ejemplo: Nature, National Geographic, etc. Tome el control de los programas televisivos que ven en su hogar de forma gentil, pero firme. Luego, como familia, decidan sobre los valores que sinceramente pueden “re-crearse”. Discútalos con sus hijos. Lean y discutan Filipenses 4:8: “Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio.”

Satanás utiliza la televisión y los vídeojuegos para esclavizar a los cristianos a adoptar la cultura de este mundo. ¿Serán siervos o maestros? La elección es suya y de sus hijos.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Charles H. Betz. Porciones reimpresas con el permiso de Successful Parenting Postscripts, Vol. 2, No. 3, http://www.lovetakestime.com/.
Derechos © 2006 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.