Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Haciéndome cargo “de lo mío”
.
Fotografía: Craig Jewell
Algunas personas hacen lo imposible por evitar las responsabilidades. Tome el caso del hombre de Toronto que empleó a alguien para que matara a su esposa porque así no tendría que pagar por la manutención de ella y de su hijo. Afortunadamente, su complot fue descubierto antes de ser llevado a cabo. Ahora está en prisión esperando que su encarcelación lo prive de tener que hacer dichos pagos.

De acuerdo a Reuters, “Ronald Schulz se declaró culpable por la conspiración de asesinato, admitiendo que contrató a un sicario para romperle el cuello a su ex esposa”. Afortunadamente para ella, el hombre que empleó era un policía.

Marvin Kurz, quien representó a Sheryl Janssen, la ex mujer de este hombre, declaró: “Es como el niño que mata a sus padres y luego se pone a merced de un tribunal debido a que es huérfano… eso es realmente lo que este hombre hizo.”*

Cumplir con los Compromisos

¿Qué pasó con la idea de cumplir con los compromisos, trabajar para proveerle lo necesario a nuestra familia y aceptar las consecuencias de nuestras acciones? Desgraciadamente, hay personas que nunca han crecido lo suficiente; nunca han aprendido a tomar decisiones y a resolver sus problemas interpersonales.

Aquellos de nosotros que crecimos con ejemplos positivos de cómo aceptar las responsabilidades personales, tenemos una ventaja sobre aquellos que han experimentado lo opuesto. Al interactuar con este tipo de personas, busque oportunidades para:

1) Sea ejemplo al mostrar respeto por los demás, especialmente por los miembros de su propia familia

2) Complemente su lado positivo

3) Escríbale notas de ánimo a alguien cuando suba su nivel de stress

4) Póngase a disposición para hablar de temas fuertes, si fuera necesario

5) Anime a aquellos en dificultad que buscan ayuda profesional, si el problema persistiera

De alguna manera necesitamos disipar el mito de que el matrimonio y las familias exitosas ocurren en forma espontánea -sin ningún esfuerzo. En realidad, trabajar con las relaciones, especialmente en el hogar, es el trabajo más difícil aunque potencialmente recompesador que jamás podríamos realizar. Que Dios nos de la fuerza que necesitamos para “hacernos cargo de lo nuestro” al crecer y madurar.

* © Reuters 2006. Todos los derechos reservados. Noviembre 8, 2006.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
_______________________________

Por Rich DuBose. Derechos © 2006 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.