Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Dios Contesta las Oraciones
.
Fotografía: John Evans
“Invocó Jabes al Dios de Israel diciendo: 'Te ruego que me des tu bendición, que ensanches mi territorio, que tu mano esté conmigo y que me libres del mal, para que no me dañe'. Y le otorgó Dios lo que le pidió” (1 Crónicas 4:10 ).

¿Ha sentido alguna vez que cuando usted ora, Dios no le escucha? Si la gente entendiera lo poderosa que es la oración, la utilizaría como primera defensa y no como último recurso.

Orar significa mucho más que simplemente llevar tus pedidos o súplicas ante Dios. La oración no solamente nos da la oportunidad de elevar nuestras preocupaciones, nuestros temores y nuestros pedidos a Dios, sino que de tener una relación con Él.

Cuando oramos tenemos la oportunidad de escuchar la voz de Dios más claramente en nuestros corazones. Dios anhela que cada día pasemos momentos con Él. Cuando oramos nuestra fe se fortalece, nuestra actitud se amolda y nuestras peticiones son llevadas ante el Padre. Me encanta el acróstico de la palabra ACTS* (ACTOS) para describir la oración:

Adoración. Cuando inclinamos nuestras cabezas, las primeras palabras que debiéramos pronunciar debieran alabar Su santo nombre. ¡Cuán poderoso y glorioso es Él!

Confesión. Luego de nuestra alabanza y adoración deberíamos pensar acerca de nuestros pecados. ¿Cómo hemos fallado esta vez? Necesitamos arrepentirnos y comenzar de cero. Diariamente debiéramos pedir perdón. El pedir ayuda diariamente lo preparará mejor para las tentaciones que le sobrevendrán.

Acción de Gracias. ¡Usted ha sido tan bendecido! Reconozca las bendiciones que Dios le ha dado. Agradézcale por esas riquezas en su vida.

Súplica. Finalmente, podemos elevar nuestras peticiones ante Dios. Ya sea que oremos por un miembro de la familia que está perdido, por nuestras propias actitudes o que nos ayude en los asuntos diarios que nos preocupan -Él desea que le llevemos nuestras preocupaciones.

Es aquí donde quiere llegar nuestro versículo de memoria de hoy. Vuelva a leer la oración de Jabez y piense en ella por un momento. Note específicamente la parte final del versículo, que dice: “Y le otorgó Dios lo que le pidió.”

Jabez necesitaba la ayuda divina.

Dios contestó la oración de Jabez, ¡y Él anhela contestar las suyas, también! Dios desea bendecir su vida. La oración es algo muy importante. Usted necesita ese tiempo con Dios en soledad y quietud.

Su Palabra también nos ayudará en nuestras peticiones. Si utilizamos las promesas de la Biblia en nuestros momentos de oración, ellas serán mucho más poderosas. Guarde Su Palabra en el corazón. Y confíe en que, como Jabez, sus oraciones serán oídas y Dios le otorgará los deseos de su corazón (Salmos 37:4).

*Este acróstico fue escrito en Inglés y la traducción al Español puede ser diferente. Nota de la traductora.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Melissa Ringstaff. Director of www.virtuouswoman.org. Derechos © 2006 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.