Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Luz en la Oscuridad
.
Fotografía: Janet Goulden
¡Ay, ay, ay! Trabajar en una escuela superior pública en Halloween puede ser una experiencia escalofriante. A los alumnos se les autorizó venir a la escuela disfrazados, así que apenas entré por la puerta vi una variedad de trajes ensangrentados, sucios y horribles. Y al final del día los ganadores (premio otorgado por los votos de los maestros, debo agregar), fueron los más horripilantes de todos. El que yo escogí era el de un chico en pantalones rosados y lentes de colores imitando a Elton John. Pero no estaba lo suficientemente manchado de sangre.

Tengo que admitirlo, en la observación de hice lo que más me sorprendió NO vino de parte de los disfraces. Al principio, pensé que era una buena señal. Que tal vez Halloween, los santos, las manchas de sangre, la sangre coagulada y la celebración del mal ¡perdían su intención! Pero mientras pasaba el tiempo me di cuenta que era todo lo contrario. Los chicos ya no se impactan por ello. No hay nada excepcional. Nada digno de mención. Nada para convertirlo en un día especial. Al fin de cuentas, es común ver a los chicos llevar atuendos y maquillaje gótico en cualquier día de la semana. Es normal para ellos hablar de las películas que representan personas comunicándose con los muertos. Es rutinario ver puñales, esqueletos y cadáveres en los vídeojuegos más populares. ¿Y la sangre? Eso quedó en el pasado. ¿Qué hay de especial acerca de partes del cuerpo desfiguradas cuando las cejas, los labios, la nariz y la lengua son perforadas en cualquier día del año?

Entonces, ¿qué es lo tremendo acerca de Halloween? Que no se destaca tanto, y me parece muy bien. Me encantaría que pasara completamente desapercibido. Pero el punto es que Halloween no se destaca tanto porque la oscuridad que representa es la misma que se cierne pesadamente en nuestra vida diaria.

El “Boo” No Es Tan Temerario

Es triste, en todo caso. Y espantoso, además. Pero el “boo” no es tan temerario. Lo espantoso es que hemos llegado a desensibilizarnos tanto por el mal, que ya no nos impacta su apariencia. Debo decir que mi corazón sufre cuando miro a una hermosa muchacha cuyo cabello y piel han sido cubiertos por gotas de pintura roja. Esta chica, pienso, fue creada a la imagen de Dios. Así como todos nosotros. ¡Me duele que en su lugar no esté cubierta por la sangre de Jesús! Y aunque no la conozca personalmente para juzgar su corazón, siento temor por ella. Tengo miedo de aquel joven que viste ropa negra y luce un maquillaje gótico cada día que asiste a la escuela. Temo por el futuro de la gente que está tan familiarizada con el mal, que prefiere las tinieblas. Tengo miedo que después que haya pasado Halloween, aún continúe su espanto.

Sin embargo, así como espantosos son estas señales del mal, también lo son las de la luz. Está la muchacha que en la clase de Biología se detiene para orar antes de tomar su examen. Está la estudiante de primer año de la escuela secundaria que alzó su voz y le dijo a su clase que debían abstenerse de tener relaciones sexuales antes del matrimonio (y me tengo que aguantar para no aplaudir con todas mis fuerzas). O el joven atento que cada día retira la silla de mi escritorio para que yo me siente. O el maestro de Ciencias que trata de hacer lo mejor posible para añadir una palabra sobre la Creación cada vez que encuentra la oportunidad. La verdad es que todos hemos nacido en las tinieblas. Antes de entrar en la escena, el mundo era oscuro y puede que se oscurezca aún más. Pero la Luz del mundo es tan brillante como jamás lo ha sido y Él es quien nos ha sacado de la oscuridad para traernos a Su luz admirable. En Jesús está la sangre que transforma las tinieblas en luz. ¡Su muerte nos ofrece vida! Es nuestra elección vivir en la sombra o vivir en la luz.

Así que después de soportar otro 31 de octubre más, medite en este texto bíblico como un recordatorio que si escogemos a Dios, escogemos la luz. Y la luz de Dios es capaz de sacarnos para siempre de la oscuridad no importa lo que cueste.

“Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Juan 8:12).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Gwen Scott Simmons. Derechos © 2006 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión REINA-VALERA © 1995.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.