Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Comidas en Familia
.
Foto: Mark Monciardini
Recuerdo haber vuelto de la escuela y sentir aquel aroma delicioso proveniente de la cocina. Inmediatamente mi boca se hacía agua al imaginar lo que mi nariz había olido. Minutos después, luego que todos nos reuníamos alrededor de la mesa familiar, gozábamos de otros platillos preparados por las amorosas manos de mi madre. Mientras compartíamos la sopa y la ensalada, el arroz y las lentejas, discutíamos sobre las actividades del día. Recuerdo haber oído acerca de los ensayos de la banda de mi hermano, de la prueba de mecanografía de mi hermana y de las interminables historias y chistes de papá. Hoy, las investigaciones han demostrado que aquellas comidas familiares no fueron sólo nutritivas para nuestros cuerpos, sino que también hicieron un gran impacto en la vida de cada uno de nosotros.

En un artículo reciente de la revista Time 1, Nancy Gibbs informó de los beneficios de las comidas en familia. Lo que antes era una hermosa tradición, se ha transformado en algo raro, a lo más. Investigaciones recientes han indicado que el 55% de los jovencitos entre los 12 años de edad cena con sus padres cada noche, mientras que solamente el 26% de los adolescentes de 17 años de edad lo hace. El 37% de los jóvenes investigados declaró que el televisor está encendido durante todas las comidas, esta cifra se eleva al 45% de las familias que rara vez comen juntas. Las diferencias culturales parecen jugar una parte importante, ya que el 45% de los adolescentes hispanos declara cenar junto a sus padres casi todas las noches, mientras que el 40% de los adolescentes blancos comparte la mesa familiar con sus progenitores. Una interesante estadística es la que indica que las familias con padres con menor educación cenan juntas la mayoría de las veces.

Menos Probabilidades de Fumar, Ingerir Drogas…

Existen muchos padres que creen que lo más importante es que sus hijos estén involucrados en la mayor cantidad de actividades extracurriculares posible. Llevan a sus hijos a actividades deportivas, clases de música y arte y, entremedio, se detienen en algún lugar de comida rápida para dar una veloz mordida. Cuando finalmente llegan a casa, se sientan frente al televisor o a la pantalla del computador durante horas, sin conversar o interactuar entre ellos. Estos “estudios muestran que mientras más a menudo las familias cenen juntas, menos probabilidades tendrán los hijos de fumar, beber, ingerir drogas, deprimirse, desarrollar desórdenes alimenticios y pensar en el suicidio, y les irá mejor en la escuela, tardarán más en tener relaciones sexuales, comerán más verduras, aprenderán palabras difíciles y sabrán qué tenedor utilizar durante una comida formal”2

Los estudios de hoy en día reflejan las palabras de antaño: “Cuando la familia se reúne sola a la hora del desayuno o de la cena, debería prevalecer la misma cortesía que habría si tuvieran invitados presentes… Permita que la conversación sea afable y conveniente para los más pequeños que escuchan. Pueden mencionarse algunos incidentes interesantes ocurridos en el día, como también el elemento social. Si los recursos fallan, la lectura de pequeños párrafos del periódico vespertino encenderá la conversación”3 Una tibia y agradable cena puede atraer la conversación amable y el compartir los alimentos hace también que creemos recuerdos.

Ahora que nuestras hijas viven solas o se han ido a la Universidad, utilizamos cualquier oportunidad para sentarnos juntos y compartir una comida con una buena conversación, creando recuerdos duraderos. Así que apague el televisor, deje que suene el teléfono y haga a un lado las cosas que le impidan pasar momentos especiales en compañía. Por el contrario, haga todo lo posible por disfrutar por lo menos de una comida en familia y deléitese con el resplandor de esos momentos tan especiales.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
_______________________________

Por Claudio Consuegra. Reimpreso con el permiso de Mid-America Outlook Magazine, Volumen. 27, #9, con el permiso de Mid-America Union. Derechos © 2009 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.