Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Antigüa Fidelidad
.
Fotografía: Brian Lary
Con el verano ya en tiempo pasado y la promesa del verano Indio por llegar, no puedo dejar de preguntarme: “¿Cómo es que todo pasó tan rápido?” Es de esperar que todavía usted pueda disfrutar de algunos días en bote, acampando, nadando, excursionando o gozando, quizás, de uno de nuestros hermosos parques nacionales.

Irónicamente, una mujer que lo hizo así ¡acabó en la cárcel entre marshmallows y chocolate caliente! CNN.com informó que una mujer que trabajaba como asistente de maestra y que se olvidó de llevarse los sobrantes de marshmallows y chocolate caliente del Parque Nacional Yellowstone hace un par de años, fue sacada esposada de la cabina del barco de un crucero y llevada ante un juez, acusada de no pagar una multa.

Hope Clarke, de 32 años de edad, llorando y con grilletes en sus piernas, le dijo al juez que había sido despertada a las 6:30 a.m., por agentes federales cuando el crucero iba de Miami a México. Insistía en que había pagado los $50 dólares de multa antes de abandonar Yellowstone, lugar que tiene estrictas reglas acerca de los alimentos utilizados allí, para prevenir que su fauna se alimente con los restos de comida destinada al ser humano.

Al parecer los agentes de la aduana detectan a todos los barcos que llegan a puertos extranjeros, realizando chequeos alternados de las listas de pasajeros. Un reclamo contra Clarke de no haber pagado la multa fue encontrado en la base de datos de la oficina federal de aplicación de la ley.

Desafortunado Cúmulo de Circunstancias

Un magistrado de los Estados Unidos que tenía una copia de la citación que indicaba que la multa se había pagado, se disculpó con Clarke, quien pasó casi nueve horas detenida. El portavoz del departamento de Inmigración y Aplicación de Leyes Aduaneras lo denominó como “un desafortunado cúmulo de circunstancias.”

La mayoría de nosotros podemos compadecernos de esta mujer, ya que todos hemos sido acusados injustamente en algún momento de nuestras vidas. A menudo se trata de algo muy pequeño, pero en otras ocasiones, puede ser tan grande como llegar a perder el empleo o ponerle fin a una relación. Incluso, nuestro nombre puede quedar permanentemente manchado de forma totalmente inmerecida.

En momentos así, es humano que la persona que ha sido acusada equivocadamente reaccione deseando desquitarse o “devolviendo el golpe” o, a lo menos, sintiendo resentimiento por tiempo indefinido. Dios, sin embargo; nos dice que esta prerrogativa le pertenece al Todopoderoso. “A mí me toca vengarme. Yo le daré a cada cual su merecido” (Romanos 12:19).

Podemos estar seguros que Dios es fiel en mantener todas sus promesas. Tarde o temprano, el Señor traerá justicia a cada situación. Mientras tanto, Él quiere libertarnos de un cúmulo de emociones negativas. Y esa libertad que nos ofrece, la obtenemos cuando perdonamos a los demás.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Rebecca Grice. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión TRADUCCION EN LENGUAJE ACTUAL, ® 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.