Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Lazos que Atan
.
Fotografia: Col Adamson
Hace algunos años atrás mi esposo y yo tomamos un vuelo nocturno de Chicago a Hong-Kong. Poco después de despegar, los auxiliares de vuelo pusieron en las pantallas la película The Story of Us. El argumento tenía que ver con Ben, Katie y su matrimonio.

Ben abre la historia que recuerda el pasado y cómo siempre deseó casarse con Katie y ser como aquellas parejas que permanecen casados durante 50 ó 60 años -esas que son tan unidas que cuando uno de ellos muere, el otro muere de pena.

Katie nos cuenta acerca de un libro y de la historia de Harold, un niño que colorea los dibujos saliéndose de los bordes y que dibuja el mundo como él quiere que sea. Bueno, Harold llegó a convertirse en “su Ben.” Aunque que la forma acomodadiza y espontánea de Ben fue lo que primeramente la atrajo hacia él, está cansada de ser siempre la responsable de llevar adelante el matrimonio. Cansada de ser aquella que siempre debe cerciorarse de que los lunches estén listos, que los niños lleguen a tiempo a su cita con el dentista, y la lista sigue mientras su esposo vive en un mundo de fantasía, como si nada de eso tuviera importancia. Después de un tiempo, la comunicación entre ellos gira alrededor de sus diferencias.

Ella: “Tú nunca escuchas lo que te digo.” Él: “Tú no dejas pasar nada.”

Ella: “¿Así que no he hecho nada bien durante estos quince años?”

Él: “¿Por qué se tiene que programar todo? ¿No puedes hacer nada en forma espontánea? ¿Qué le sucedió a la chica divertida con la que me case?”

Ella: “Murió, ¡y tú la mataste!”

Finalmente, las sonrisas e, incluso, las caricias son sólo una fachada que mantienen frente a los hijos.

Katie y Ben se separan mientras sus hijos están en un campamento de verano. La soledad los tiende a tratar de reconciliarse; sin embargo, no funciona, así que toman la decisión de divorciarse. Pero, ¿cómo se lo dirán a sus hijos? Quizás sea bueno hacerlo durante una rica comida. Pero, ¿dónde? ¿En su restaurante favorito, o en su casa? Concluyen que será mejor hacer el anuncio en la casa. Será más fácil que en un lugar público. De modo que esperan nerviosamente el autobús que trae a sus hijos de vuelta del campamento.

El Matrimonio y Dios

El matrimonio comenzó en el Edén, como una experiencia de unidad entre el marido y su esposa. Una unidad tan cercana que Dios mismo la llamó “una sola carne.” El matrimonio ideal incluye la franqueza y la vulnerabilidad nacidas de la plena confianza -de una unión física, emocional, intelectual y espiritual. Adán y Eva estaban desnudos frente a frente, pero no se avergonzaban por ello (Génesis 2:25).

Los profetas del Antigüo Testamento utilizaron el matrimonio para describir el amor de Dios. A través de las Escrituras hebreas encontramos declaraciones de amor y romance, y el matrimonio llega a ser una metáfora de la relación que Dios desea tener con nosotros.

Jesús reafirmó la intención original de Dios para el marido y su esposa: “'-¿No han leído -replicó Jesús- que en el principio el Creador “los hizo hombre y mujer?”', y dijo: “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo?'” (Mateo 19: 4, 5) NVI.

Según el modelo de Dios, la intimidad con el cónyuge depende de la intimidad que se tenga con Dios.

Entonces, ¿qué sucedió con Ben y Katie? Luego de reunirse con los hijos y cargar el auto con el equipaje que llevaron al campamento, Ben le dio una mirada a Katie y dijo con resolución: “Vamos a casa.”

Sin embargo, Katie no sigue a Ben hasta el coche. En un diálogo realmente conmovedor, lleva al punto culminante a The Story of Us. “No creo que debemos ir a casa,” responde, sugiriendo que vayan al restaurante favorito de la familia. Ella reconoce su parte en el quebrantamiento de la relación y la promesa de tratar de hacer lo mejor posible. Ella desea ir al restaurante y dice con convicción: “Porque te amo.”

Al final, tanto Katie como Ben se enfrentan honestamente a sí mismos y reconocen cómo sus distintos temperamentos, personalidades y modos de hacer las cosas hacen que su matrimonio sea algo maravilloso, algo que ninguno de los dos podría tener por sí solo. La intención de Dios para el matrimonio era entrelazar a un hombre, a una mujer y a su Creador en un convenio que nunca se rompiera. Y, de vez en cuando, ¡hasta Hollywood puede entenderlo y compartirlo!

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
_______________________________

Por Ron and Karen Flowers. Porciones reimpreso con el permiso de Signs of the Times, (Señales de los Tiempos), Octubre 2006. Derechos © 2006 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.