Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Descubriendo Donativos
.
Fotografía: Darren Hester
“Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría” (2 Corintios 9:7).


A Sharon le encanta ayudar a su iglesia, pero al estar jubilada no es mucho lo que puede aportar. Ella se pregunta cómo podría aumentar sus donativos cuando sus ingresos son limitados. Entonces tuvo una idea. Oró al respecto, e hizo un pacto con Dios. Cualquier cantidad de dinero que ella se encontrara en el suelo durante el siguiente año, lo donaría a la iglesia.

Así comenzó su aventura. Un centavo por aquí y otro por allá. Casi todos los días encontraba algo. Lo puso todo en una vieja caja de zapatos dentro de su closet. Mientras pasaban los días, más dinero iba a parar dentro de la caja. Al final de aquel primer año tenía casi $25 dólares. Se sintió entusiasmada de llevarlo a su iglesia como un regalo de Navidad.

Pero Sharon deseaba hacer mucho más. Se paró frente a la congregación y los desafió a conseguir dinero para el siguiente año, tal como ella lo hizo. Algunos se unieron en ese esfuerzo.

Encantados de Dar

Una familia con tres niños pequeños hizo suyo el desafío. Todo lo que encontraran durante ese año iría a la “Cuenta Callejera de Jesús.” Los niños captaron la visión y se entusiasmaban cada vez que encontraban algo de dinero. Al final del año tenían cerca de $25 dólares para donativos. Los tres pequeños se pararon frente a la congregación de su iglesia para entregarle su regalo navideño a Dios. Disfrutaron tanto aquel año que decidieron encontrar $50 dólares durante el siguiente año.

Sharon reunió casi $50 dólares aquel diciembre, pero quería dar más. Le dijo a Dios que ese dinero no era suficiente. Le pidió que la ayudara a encontrar más dinero en la calle para donarlo a la iglesia. Ese día ella decidió ir caminando hasta un área comercial cerca de su hogar. Mientras lo hacía notó que había un billete entre la hierba. Fue a recogerlo y descubrió que era un billete de $100 dólares. ¡No podía creerlo! ¡Dios había contestado su oración en forma tan rápida y tan abundante! Apenas si podía esperar para llamar a su pastor y contarle todo. Compartió con él acerca de su oración contestada y le pidió que viniera a recoger sus donativos que alcanzaban a los $150 dólares.

Pablo hablaba de personas como Sharon, cuando dijo: “…porque Dios ama al que da con alegría.” Su entusiasmo ha traído fondos a la iglesia e inspirado a muchos otros a unirse cada año a la “Cuenta Callejera de Jesús.” ¡No existen límites para lo que un “dador alegre” y Dios pueden hacer!

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
_______________________________

Por Chad McComas. Derechos © 2006 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.