Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Misericordia Cada Mañana
.
Fotografía: Carmen Cordelia
“Que por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias; nuevas son cada mañana. ¡Grande es tu fidelidad!” (Lamentaciones 3:22,23).

¿Ha experimentado la misericordia de Dios esta mañana? Medítelo.

Cuando sonó mi alarma esta mañana, apagué el botón. Eso pensé… ¡Unos minutos más! Pero entonces oí que mis perritos se acercaban a despertarme. ¡Necesitaban salir a la calle! Para no sentirme culpable salí de la cama. Fui saludada por el aire fresco de la mañana, maravilloso y refrescante. Aspiré el aún húmedo aroma mañanero debido a la lluvia de ayer. ¡Qué manera tan perfecta de enfrentar el día!

En vez de hacer mi acostumbrada caminata, sentí la necesidad de arrodillarme en mi esquina de oración, y orar sobre las preocupaciones de mi corazón. A pesar de mi raquítica fe, de mi espantosa falta de creencia a veces, EL NUNCA ME FALLA. En demasiadas ocasiones yo no espero que Dios venga a ayudarme. No espero nada. ¿Cuán horrible es éso? ¡Pero Él sigue siendo fiel!

Hay una historia maravillosa en la Biblia acerca de un padre cuyo hijo tenía un espíritu malo. El padre, desesperado por ayuda, les preguntó a los discípulos qué podían hacer. Sin embargo, no fueron capaces de ayudarlo. Así que el padre imploró a Jesús: “…si puedes hacer algo, ten misericordia de nosotros y ayúdanos.” Jesús contestó, diciendo: “…al que cree todo le es posible.”

Ayúdame A Creer

Ahora podemos exclamar: “¡Ah!” Es decir, Jesús nos dice que todo lo que nosotros debemos hacer, ¡es creer! Pero, desgraciadamente, con demasiada frecuencia soy como el padre que imploraba, diciendo entre lágrimas: “Creo; ayuda mi incredulidad” (Marcos 9:24).

En otras palabras, este hombre creía, pero estaba lleno de dudas. ¿Con qué frecuencia duda usted de la fidelidad de su Amoroso Salvador? ¿Ha sentido a veces que no hay forma que él pudiera ayudarlo? ¿Ha pensado que sus problemas no le interesan a Dios, o que Él no lo puede ayudar?

A veces la vida no se presenta como usted desea o espera. A veces tenemos tantas heridas y tristeza que no sabemos qué hacer. Esos son los momentos en que más necesitamos a nuestro Dios. Llévele sus dolores y penas, Él les fiel para ayudarle, y aprenderá mucho acerca de DIOS, como también de usted mismo.

Salmos 119:71 dice lo siguiente: “Bueno me es haber sido humillado, para que aprenda tus estatutos.” Aprendemos lecciones valiosas a través de nuestras luchas. ¡Sea agradecido y alabe Su nombre! ¡Dios es fiel!

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a   Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Melissa Ringstaff. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión REINA-VALERA © 1995.


  SiteMap.   Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2014.   User Login / Customize.