Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Borrador Celestial
.
Fotografía: Fleur Suijten
Hace dos meses me mudé a una casa completamente nueva. Qué placer llegar a un lugar limpio, fresco e inmaculado. Meticulosa en cuanto a la loza y a las alfombras, arreglé todo de inmediato. Cada rincón y cada grieta brillaba. O así pensaba yo.

Luego de cambiar las instalaciones que traía el baño y ponerle otras mucho mejores, mi hijo me hizo notar una área problemática en la parte de la ducha. Durante semanas había estado sumergiéndome bajo un diluvio en mi cuadrado de Plexiglas, observando algo que se estaba formando sobre la puerta de cristal. Ocasionalmente, la noción de lo que estaba ocurriendo sucedió al limpiar la puerta con una toalla grande que lancé sobre su parte superior. Parecía como si tuviera una atractiva cortina, me dije.

Cuando quité la toalla, noté que había extraños residuos en ella. Calcio, cal y depósitos de agua dura entremezclados con el jabón, habían hecho su morada en la puerta de cristal. Enseguida me di cuenta de cuán profundo era el problema y lo difícil que sería erradicarlo. Estos residuos reclamaban su derecho de ocupación ¡y se negaban tercamente a retirase! Horas restregando, rociando y purificando no los hicieron marcharse. Todavía quedan sus manchas.

¿Se ha sentido alguna vez como si su vida fuera de esa forma? A veces usted cree que tiene todo bajo control. Pero, inevitablemente, usted se enfrenta cara a cara con el armario de trastos de su mente. El material que contiene es suciedad -errores del pasado, palabras poco amables, cosas que usted desea nunca haber hecho. Hay basura que usted querría poner dentro de una bolsa, amarrarla y dejarla frente a su casa. Pero el camión de la basura nunca llega. Sus manchas permanecen.

Seleccione Todo y Bórrelo

¿Sabía usted que la Biblia ofrece una solución? Llámelo borrador celestial, si usted prefiere, pero Dios nos promete que si escogemos Seleccionar Todo y Borrarlo, así se hará. “Vengan ya, vamos a discutir en serio, a ver si nos ponemos de acuerdo,” dice el Señor. “Sus pecados los han manchado como con tinta roja; pero yo los limpiaré. ¡Los dejaré blancos como la nieve!” (Isaías 1:18).

Dios promete limpiar nuestras acciones y perdonar nuestro pasado. Su fórmula mejorada para limpiar nuestra vida es sólo esto: Desear profundamente una relación con el Todopoderoso. Anhelar alejar para siempre los pensamientos equivocados, las palabras poco amables y las acciones erradas. Y pedirle al Señor que perdone sus pecados del pasado.

Dios nos promete no sólo perdonarnos, sino quitar de nuestra mira aquello por lo cual nos avergonzamos. Según Miqueas 7:19, debiéramos implorar: “¡Vuelve a compadecerte de nosotros, y arroja todos nuestros pecados a lo más profundo del mar!” Las manchas desaparecerán.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Kathy A. Lewis. Derechos © 2006 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión TRADUCCION EN LENGUAJE ACTUAL © 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.