Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Etiquetas Poco Saludables
.
Fotografía: Sophia Lemon
¡La timidez es anti-Norteamericana! Los investigadores sugieren que solamente un 15-20% de los niños norteamericanos es “tímido”, y cerca del 50% de los norteamericanos son tímidos en la edad adulta. Una fuente poderosa es la clase de apego emocional que los padres forjan en sus niños durante los años de la infancia. Los investigadores sugieren que tanto la biología, la historia relacional y la cultura son quienes nos forman. La timidez es una etiqueta atada a la cultura. Las personas no vienen etiquetadas. Alguien fabrica la etiqueta y debemos tener cuidado de qué forma es utilizada.

Según la investigación, los niños pequeños con temperamentos susceptibles no están condenados a convertirse en adultos tímidos. Depende mucho del cuidado que reciben. Algunas sugerencias que nos ayudarán a apoyar a estos niños, incluyen:

  • No sobreproteja ni mime demasiado. Dele empujoncitos, pero no obligue a su niño a explorar cosas nuevas. No le ponga etiquetas negativas.

  • Muestre respeto y comprensión. Recuerde que vencer los temores y la ansiedad no es fácil; los sentimientos pueden permanecer aún después de que se hayan vencido ciertas conductas.
  • Alivie la molestia. Los niños tímidos son particularmente sensibles al bochorno.

  • Ayude a su hijo a construir amistades. Involúcrese con su hijo y con sus amigos. Los niños tímidos a veces juegan mejor con aquellos que tienen algunos años menos.

  • Hable con los maestros. Los maestros pueden observar a los niños tímidos y confundir su silencio y pasividad con el desinterés o la falta de inteligencia.

  • Proporcione apoyo indirecto. Pregúntele a su hijo hasta dónde desea involucrarse en sus actividades. No es tan importante vencer la timidez como encontrar una zona cómoda que sea coherente con el temperamento de su hijo.

  • Considere su propio temperamento. Piense de qué forma su personalidad o estilo de interacción opera en conjunto con su niño.
Y lo más importante: hable, escuche, apoye y ame a sus hijos por lo que son, no por lo desenvueltos que usted querría que fueran.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Susan Murray.  Derechos © 2006 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.