Home > Archives > La Biblia Dice >
.
¿Sentados?
.
Fotografía: Loretta Humble
Sentados. Sin hacer nada. En calma.


Sentada… en el pórtico, los pies colgando, mirando la clara luz de la madrugada que el inmenso sol septentrional nos envía en un estallido de resplandor, salpicándolo todo. Sentada… frente al semáforo, mis ojos atrapando la imagen de aquella pequeñita haciendo rat-a-tat con sus botas amarillas, cogida por la tibia y arrugada mano de su abuelo. Sentada… en un pequeño e íntimo café con visillos de algodón en las ventanas, a millas de casa, empapándome del rostro de mi querida amiga y de su hija que han manejado por horas para hacer posible esta reunión. Sentada… entre una fila de guisantes y de eneldo, de hierbas en pequeños montoncitos ordenados detrás de mí, con el zumbido de los insectos, de niños que ríen a lo lejos, de la brisa que sopla fresca contra mi espalda sudorosa. Sentada… sobre suaves almohadones, en la comodidad del asiento junto a la ventana, llueve y el viento golpea contra las ventanas, sintiéndome segura y cómoda. Sentada… a los pies de Jesús, Yesu, Yeshua; Cristo, nuestro Mesías, el Autor y Consumador de nuestra fe. Sentada… silenciosamente, pacientemente, con el corazón abierto, preguntando y permitiéndole que escriba Sus estatutos en mi corazón.

Sentada. Sin hacer nada. Aunque la inactividad ha tomado un lugar menor en la jerarquía productiva de nuestra sociedad, tiene sus beneficios. Como señala Cindy Boose en su artículo “Siéntese un Rato”, podemos pensar en los beneficios de las cuatro “R”: Relajación, Renuncia, Reflejo y Rejuvenecimiento.

Relajación. Encuentre un lugar para sentarse. Permita que su mente y su cuerpo se relajen a través de una total tranquilidad. Por un instante o dos, respire lentamente y no haga absolutamente nada. Piense: “Jesús, me he permitido sentarme en Tu regazo.” Imagínese que es un niño pequeño, acurrucándose en Su regazo, relajadamente. “Y después de abrazarlos, los bendecía poniendo las manos sobre ellos” (Marcos 10:16, NKJV).

Renuncia. Libere todos los pensamientos inquietantes, la lista de cosas por hacer, las presiones y los problemas. Piense: “Jesús, liberaré todas estas cosas porque sé que Tú eres suficientemente grande para hacerte cargo de ellas. Eso es lo que has prometido y Tus promesas son verdaderas.” Imagínese entregándole todos sus problemas a Él. “Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes” (1 Pedro 5:7, NIV).

Reflejo. Tómelo de las cosas que le rodean, de sus recuerdos o de lo que ha escrito. Enséñese usted mismo a advertir la bondad que existe aún en las cosas y acciones pequeñas. Piense: “Jesús, transforma mi corazón y mis pensamientos, de manera que pueda relacionarme con el mundo, como Tú lo hiciste.” Imagínese acurrucado en Su regazo, ya sea mirando el libro de memorias de su vida u observando cómo pasa la vida. Observe las cosas en las cuales Él se enfoca. “Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio” (Filipenses 4:8, NKJV).

Rejuvenecimiento. Permita que su espíritu se eleve. Piense: “Jesús, con mi mano en la Tuya, estoy listo para aceptar la vida que tienes guardada para mí. Hagámoslo juntos.” Imagínese que los dos van caminando, cogidos de la mano, sus cabezas ergidas, marcando el paso… “Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús.” (Filipenses 1:6) NIV).

“Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!” (2 Corintios 5:17, NKJV)

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13, NKJV).

Así, como si fuera una mini-siesta, los beneficios de sentarse pueden lograr beneficios en tan poco como cinco o diez minutos. Y, el sentarse -relajarse, renunciar, reflejar y rejuvenecer- es absolutamente gratis, como el regalo de la salvación.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
_______________________________

Por C. Rene Ammundsen. Derechos © 2011 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos han sido extraídos de la versión REINA-VALERA © 1995 y NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.