Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Más Allá de la Locura
.
Fotografía: Marcelo Mokrejs
Cuando Emmerson Eggerich habla acerca del “ciclo de la locura” no está refiriéndose al frenético sube y baja de nuestras vidas. Él está llamando la atención sobre aquellos períodos desconcertantes cuando nuestras relaciones se encuentran atrapadas en un patrón común, pero relacionalmente dañino.

Emmerson explica que, en el fondo, las mujeres desean ser amadas y cuando no lo son tienden a responder de manera que podría parecer irrespetuosa para los hombres. Los hombres, por otro lado, muy internamente anhelan ser respetados y cuando no lo son tienden a responder de forma poco amable a las mujeres.

Es el “ciclo de la locura”. No es un problema nuevo y aunque tal vez no lo hayamos reconocido en nuestra experiencia, podemos relacionarnos con el dolor que engendró. Dios desea ayudarnos a permanecer conscientes de este dolor y por éso nos dejó recordatorios específicos, pero distintos:

“En todo caso, cada uno de ustedes ame también a su esposa como a sí mismo, y que la esposa respete a su esposo” (ver Efesios 5:33).

Él nos deja estos recordatorios porque sabe que, tanto hombres como mujeres, poseen diferentes necesidades. Debido a esas diferencias, suplir las otras necesidades no resulta en forma natural. ¡Y entregar lo que no nos nace naturalmente, es algo difícil! Pero, nuevamente, Dios no nos requiere que hagamos algo sin antes proporcionarnos los medios para hacerlo.

“…la palabra del Señor permanece para siempre. . . Por lo tanto, abandonando toda maldad y todo engaño, hipocresía, envidias y toda calumnia, deseen con ansias la leche pura de la palabra, como niños recién nacidos. Así, por medio de ella, crecerán en su salvación, ahora que han probado lo bueno que es el Señor” (I Pedro 1:24-2:1-3).

Relaciones Dulces

En lo que tiene que ver con las relaciones personales, nos está diciendo que debemos deshacernos del equipaje de la maldad, el engaño, la hipocresía, la envidia, la calumna y que eliminemos ese mal gusto que hay en nuestras bocas. Entonces, al igual que los bebitos, anhelaremos el buen sabor de las relaciones agradables. (Una guía y una elección). Las buenas relaciones nos ayudarán a crecer en la forma en que nos contactamos con el otro. Cuando hayamos experimentado una relación personal adecuada, entonces, al igual que los bebitos, desearemos el buen sabor de las relaciones gratas y… nos despojaremos de… y probaremos… y anhelaremos… y escogeremos… Lo haremos. El anti- “ciclo de la locura” es una solución dada por Dios.

El “ciclo de la locura” es manejado por las necesidades y por el comportamiento humano. El ciclo vivificador es manejado por las necesidades suplidas por Dios y por un comportamiento resultante al ser llenado por Él. En vez de esperar que nuestro cónyuge “llene nuestras necesidades”, podemos entregárselas a Dios y permitir que Él las supla, convirtiendo este proceso en algo hermoso. El “ciclo de la locura” es quebrantado cuando el ciclo vivificador de Dios comienza a actuar.

Ciclos similares. Girando y girando. Distinto “combustible”. Diferentes “viajes”. Saboréelo y observe. El Señor es bueno y la elección es nuestra.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
_______________________________

Por Rene Ammundsen. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 1999.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.