Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Lenguaje Infantil
.
Fotografía: Julio Mellado
¡Todos los bebitos lloran por alguna buena razón! Antes que aprendan a hablar, el llanto es el único medio que tienen para expresar sus necesidades y enviarnos señales de su disgusto o incomodidad. Considere estos tres típicos llantos de un bebé. Cada uno de ellos es diferente en volumen, tono y ritmo:

  • Dolor: Un grito de dolor o pena comienza, generalmente, con un jadeo interno seguido por un chillido largo y creciente. Hay una gran pausa hasta el siguiente grito. ¿Qué debe hacer un adulto cuidadoso? Después de determinar si existe una causa para su dolor y tratar de corregirlo, apacigue a su bebé meciéndolo y poniéndole música.
     
  • Normal: Un grito normal que aumenta y disminuye rítmicamente acompañado de un suspiro y una pausa. El niño puede llorar de esta manera demandando alimentación o atención. ¿Qué debe hacer un adulto cuidadoso? Tratar de suplir las necesidades de alimento o atención del bebé.
     
  • Quejido: El quejido es el primer intento de comunicación que ellos realizan. Tiene un tono y un sonido más bajos, sonando a menudo como un gemido. Es una señal que indica que el niño tal vez puede estar inquieto. ¿Qué debe hacer un adulto cuidadoso? Responder con empatía y llevar al niño a un ambiente diferente, proporcionándole nuevos estímulos.
Hablando con Su Bebé

¿Se ha sentido ridículo cuando de pronto mira a alguien que ha estado observando cómo usted se ríe, se carcajea y le habla a su bebé? En vez de actuar tontamente, usted está actuando en forma sabia.

Cuando usted le habla, aunque su bebé no pueda contestarle, le está enseñando que los sonidos son una vía de comunicación. Cuando usted le contesta uno de sus balbuceos con palabras o ruidos que los imiten, él está aprendiendo a hacer lo mismo.

Los bebitos a los cuales se les habla, a menudo aprenden a hablar más fácilmente. Esto se debe a que ellos imitan los sonidos y las expresiones faciales de quienes les hablan. Mientras más se les habla, más práctica obtienen.

¡La comunicación es una de las cosas más importantes que nosotros hacemos! De modo que continúe sonriéndole, carcajeándose y balbuceándole a su bebé, ¡y así agregará unas cuantas palabras en su trayecto!

Juego del Espejo para Bebés

Comenzando alrededor de los seis o siete meses de edad, el bebé gozará mucho del “Juego del Espejo.”

Párese frente a un espejo junto a su bebé e indíquele su propio reflejo. Dígale su nombre: “Ahí está Javier.” “¿Dónde está Javier?” “Busca la boca de Javier.” “Muéstrame las manos de Javier.” Anímelo a que le muestre dónde está su imagen en el espejo.

Mientras continúa frente al espejo, repita el mismo procedimiento, pero con objetos. Escoja uno a la vez y muévalos detrás de la cabeza de su bebito. Póngale nombre a esos objetos, haciéndole algún comentario como por ejemplo: “Esta es una pelota y es redonda.” Luego, pregunte: “¿Dónde está la pelota?”, animándolo a señalársela en el espejo.

Otros juegos pueden incluir que su bebito juegue con sus juguetes delante de un espejo o sentándolo con personas a su alrededor frente a un espejo y diciendo sus nombres.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase aLea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Susan Murray.  Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.