Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Los que Sobreviven
.
Foto: Christophe Libert
Como capellán de Hospicios, a menudo se me llama a mitad de la noche para consolar a alguna familia que acaba de perder a un ser querido. En una de esas ocasiones, ocurrió el siguiente incidente.

Un familiar en particular que se encontraba muy turbada, se situó calladamente en la parte trasera del hogar, pasando desapercibida para el personal mortuorio que ingresaba por la puerta principal. Luego de llevar el cuerpo del difunto a la camioneta, los asistentes de la funeraria se marcharon, siendo seguidos durante varias cuadras por la mujer que sollozaba a sus espaldas.

Aunque esto haya sido algo excepcional, profundiza el hecho de que ninguno de nosotros está realmente preparado para que la muerte nos arrebate a quienes amamos. Incluso, cuando sabemos que está cerca, nos sentimos traumatizados cuando llega el momento. La muerte nos encuentra desprevenidos. Aturdidos, procuramos funcionar en nuestra vida diaria, pero es muy difícil hacerlo, ya que nos sentimos impactados.

Por esta razón, hay varias cosas que debemos saber de antemano. Algunas decisiones se pueden tomar en forma temprana, lo que hará que ese tiempo difícil sea menos estresante.

Primero, puede decidir si desea cremación o entierro. Casi todas las casas mortuorias proporcionan ambos servicios. La cremación es, generalmente, menos costosa y contrariamente a lo que algunas personas piensan, el utilizar este método no va en contra de ningún principio bíblico.

Si usted escoge la cremación, medite en lo que desea hacer con el remanente cremado. ¿Desea guardar las cenizas en un mausoleo, enterrarlas, ponerlas en alguna urna en su casa o dispersarlas en algún lugar determinado? (Si ese es el caso, decida dónde).

Los precios pueden variar drásticamente. En una misma ciudad el costo de una cremación puede fluctuar entre los $500 a $1.700. Y existen cargos adicionales para otros servicios conectados a un funeral como el servicio de conmemoración, los ataúdes o urnas, el transporte, los certificados de defunción, la música que se utilizará en el servicio, el libro de huéspedes, las tarjetas conmemorativas, el horario de los ministros participantes, las escoltas, etc.

Tomar decisiones por adelantado relacionadas al funeral y a los servicios fúnebres realizando comparaciones ahora, pueden ahorrarle a usted y a sus seres queridos millones de dólares y mucha de la preocupación en el momento del deceso.

Si usted ha decido optar por el entierro, el costo de un ataúd puede ser realmente prohibitivo. Sin embargo, existen “ataúdes en venta” que se pueden adquirir directamente desde la fábrica al consumidor a precios bastante reducidos. Verifíquelo por internet o a través de las páginas amarillas.

En nuestra compleja sociedad, existen muchos detalles con los que hay que lidiar cuando muere un ser querido, además de los que ya hemos considerado más arriba.

He aquí una lista parcial de lo que deberíamos tener en cuenta:

Contacte las oficinas del Seguro Social para conocer sus beneficios
Tenga a mano documentos de herencias o fortunas
Tenga a mano la póliza del seguro de vida
Contacte al empleador para indemnizaciones por fallecimiento
Contacte a Veteran's Affairs (Asuntos de los Veteranos de Guerra) para conocer los beneficios
Cancele las tarjetas de crédito
Conteste la correspondencia
Contacte los servicios de utilidades del vecindario
Póngase en contacto con el Banco

Hacer una lista con sus números telefónicos y archivar documentos importantes en un lugar fácilmente accessible, aliviará en gran manera para aquellos que le sobreviven el duro y traumático momento de la muerte de un ser querido.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a Lea los comentarios de nuestros lectores
_______________________________

Por Kathy A. Lewis. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.