Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Salvación desde un Bote
.
Fotografía: Simon Doesburg
Como un niño que creció en Creston South, Newfoundland, no tuve ninguna diversión provista por el comercio, pero me gozaba con los eventos que ocurrían en nuestro pueblo. Muchos de estos eventos se concentraban en las actividades organizadas por las iglesias. Además de los servicios de fin de semana, había servicios de canto al aire libre, dramatizaciones Navideñas y desfiles de Pascua, como también bazares.

El evento al cual asistía la mayor cantidad de personas de la comunidad, ocurría en agosto. Una iglesia local organizaba su bautismo anual para aquellos que deseaban unirse a ella. Ellos no poseían un bautisterio dentro del templo y esperaban que llegara el verano para realizar el servicio al aire libre, junto a una hermosa playa en las costas del océano. La escena sigue vívida en mi mente. La hermosa playa, las aguas tranquilas del océano y la gente colmando el lugar, tratando de obtener la mejor vista. Varias personas de la comunidad asistían a este acontecimiento en sus propios botes. Casi todos tenían uno que les proporcionaría una estupenda vista.

Un Pasajero Más

Mientras que la mayor parte de mi familia disfrutaba del evento desde la playa, mi padre y yo lo hicimos desde nuestra embarcación. Nos ubicamos en un lugar con una vista fabulosa. Muy pronto notamos que había un señor que estaba en la costa y que deseaba que nos acercáramos a él. Mi padre remó hacia él para ver qué deseaba. Nos dijo que era un periodista del diario de Marystown y que quería que lo lleváramos en nuestro bote, de manera que él pudiera sacar algunas fotografías del evento. Mi padre estuvo de acuerdo y tuvimos otro pasajero a bordo. Era un hombre agradable y compartió varias historias con nosotros.

Pronto comenzó el bautismo. El pastor tocó algunos himnos en su acordeón y la gente cantaba desde la playa. Vimos la fila de los candidatos al bautismo, con sus togas azules. Estábamos ansiosos de ver quién se bautizaba ese año, ya que conocíamos por nombre a casi todas las personas que vivían en el pueblo. Varias veces el periodista le pidió a mi padre que moviera el bote en diferentes direcciones, para obtener una mejor vista o un ángulo distinto para sus fotografías.

El bautismo duró la mayor parte de la tarde y era un acontecimiento muy emocionante para un niño de cinco años de edad, aunque pareciera que mi padre se pasó la mayor parte remando de lugar en lugar. Pronto llegó el momento de llevar al periodista hasta la costa. Mientras salía del bote, le agradeció a mi padre por su cortesía y sacando su billetera me pasó un billete de $5, como regalo. Puedo asegurarle a usted que en el año 1963, un billete de cinco dólares era una gran cantidad de dinero para un niño de cinco años de edad. En aquellos días, uno podía comprar una bolsa de papitas fritas o una barra de chocolate por cinco centavos de dólar. Después de ese episodio, mi padre y yo hacíamos chistes del evento, ya que él había realizado todo el trabajo y yo había recibido el pago.

A menudo he meditado en ese incidente de mi niñez con respecto a la salvación. Recibir aquellos cinco dólares por el trabajo que no hice, es igual a recibir la salvación de Dios sin haber hecho nada por ganarla. Yo simplemente acepté dar un paseo con mi padre. El realizó todo el trabajo y yo coseché las ganancias -era un excelente negocio. Pablo dice lo siguiente acerca de Dios, en Efesios 2:8-9: “Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte.”

Jesús ha realizado todo el trabajo por nosotros; vivió una vida inmaculada, se ofreció en sacrificio y murió en favor nuestro. Nos proporciona el don de la salvación y nos invita a entrar en el bote con Él. Él remará, pero nos deja la elección de permitirlo entrar en nuestros corazones. ¡Qué buen negocio! ¡Usted no encontrará nada mejor!

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por Gary Hodder. Reimpreso con permiso de Canadian Adventist Messenger, junio 2006. Derechos © 2006 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. El texto bíblico ha sido extraído de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.