Home > Archives > La Familia es lo Primero >
.
Redimiendo el Tiempo
.
Fotografía: Studiomill
Mientras le enviaba un regalo para el bebé de una amiga, me asombré al comprobar que estaba entrando en otra fase de la vida. Aún no soy miembro de algunos de los club élite de mi generación conocidos como Club de los Abuelos. Sin embargo, he observado a numerosos de ellos cómo interactúan con sus nietos. Durante mi niñez tuve la compañía de tres abuelos y mis propios hijos pasaron la mayor parte de su niñez disfrutando de esa etapa con sus cuatro abuelos y varios bisabuelos.Tienen recuerdos especiales yendo a la playa con ellos durante varios veranos, subidos en un tractor o acariciando a los gatitos.

Varios de nuestros mentores favoritos han sido estupendos modelos a seguir. Al jubilarse, se mudaron para estar en el mismo pueblo que la familia de su único hijo y entretejer las vivencias junto a sus nietos. Jack puso un columpio especial en la cabaña de la familia, les lleva doughnuts recién hechas a sus nietos cada semana y asiste junto a Mary a cada partido de béisbol, concierto o evento de la escuela. Pero lo más importante de todo, es que ellos animaron a sus nietos a asistir a la iglesia y a gozar de una vida espiritual. El mensaje constante hacia sus nietos era: “Tú importas. Eres precioso. Llegarás a ser un hombre de Dios.”

El ser abuelo quizá sea la bienvenida a una de las oportunidades que la vida nos otorga para “hacerlo de nuevo.” Cuando pienso acerca de todos los errores que cometí con mis hijos, en cómo se fueron los años y en lo que he aprendido en cuanto a las prioridades, me alegra pensar en bendecir a mi familia con otra oportunidad para amar y dejarles un legado. Tal vez usted piense en otros Dones para Abuelos que podemos obtener u obsequiarle a nuestros nietos. He aquí algunos:

El Don del Tiempo: Tanto los pequeños como los abuelos necesitan un lugar y un espacio para caminar un poco más lento que el resto del mundo. Mientras los demás se apresuran, los abuelos pueden ser el sitio seguro para “exhalar”, retroceder y tener tiempo para conversar, examinar, jugar, abrazar y tomar una siesta. Debido a que van un poco más lento, los nietos y los abuelos poseen muchas oportunidades de pasarlo juntos.

El Don de Compartir Historias: ¿Qué niño no se deleita al conocer episodios traviesos de la niñez de sus padres? Recuerdo con gran cariño a la abuela de mi esposo contar historias de sus nietos viajando con la familia en una carreta entoldada. Los abuelos son la sociedad histórica de la familia y de la vida anterior al nacimiento de los padres. ¿Quién recuerda más familiares fallecidos que ellos? Esto le proporciona a los hijos un sentido de historia, de pertenencia y de contexto en un mundo cada vez más fragmentado. Además, cuando los abuelos escuchan, a menudo oyen historias imaginarias y sumamente creativas que sus nietos pueden “practicar” contándoselas a alguien.

El Don de Comprender el Ciclo de la Vida: Los abuelos son un gran instrumento de aprendizaje para que los niños aprecien y lleguen a ser más pacientes con las diferentes etapas de la vida. Los abuelos de hoy son activos generalmente, y esto es algo muy animador para el futuro. Sin embargo, aquí es donde muchos de nosotros examinamos de primera mano las dentaduras postizas, los audífonos, la piel arrugada y las canas. Los cuerpos de los abuelos son un poquito diferentes a aquellas personas de la generación de los padres. No todos son jóvenes, altos o musculosos, pero pueden ser de gran valor.

El Don de un Legado Espiritual: Tenemos el ejemplo de muchos abuelos en la Biblia, como también de muchos patriarcas y reyes canallas del Antiguo Testamento. Sin embargo, es en 2 Timoteo 1:5 donde Pablo nos recuerda de la fe que existió primero en una abuela, después en la madre y, finalmente, en un joven. El ejemplo santo de lo que creemos al enfrentar la muerte puede impresionar a los jóvenes con la fe y el valor que necesitan para vivir. No la ven demostrada muchas veces en un mundo saturado. Sabiendo que sus abuelos tienen la confianza de que algún día la familia se unirá en el cielo, es como un regalo de amor “soportar hasta el final.”

El Don de la Tranquilidad: Cuando el pasado se desvanece para los abuelos y mueren sus familiares más cercanos y amigos, necesitan la esperanza y la bendición de saber que sus nietos continuarán con su legado. Redescubrir la alegría simple de la vida a través de los ojos de los miembros más pequeños de la familia, puede ser una buena medicina para la vejez. ¡Qué plan maravilloso es aquel que en momentos de la vida en que ocurren tantas pérdidas, bebitos hermosos llegan al mundo!

El Don del Amor Incondicional: Este modelo del amor de Dios se supone que debe venir de nuestros padres; sin embargo, tener un plan de reserva en un mundo pecador, es una bendición. Los padres pueden cansarse y distraerse. Los abuelos pueden no sentirse necesitados, apreciados ni abrazados en ningún otro rol. Abrazar y perdonar a veces se les hace más fácil a quienes se dan cuenta que los hijos crecen y la vida es verdaderamente muy corta.

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a  Lea los comentarios de nuestros lectores
______________________________

Por Karen Spruill, M.A. Derechos © 2012 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Traducido por Chari Torres.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.