Home > Archives > La Biblia Dice >
.
Siguiendo a Jesús
.
Fotografía: Karl-Erik Bennion
“Iban por el camino cuando alguien les dijo: -Te seguiré a dondequiera que vayas. . . Otro afirmó: -Te seguiré, Señor; pero primero déjame despedirme de mi familia” (Lucas 9:57, 61). El costo de seguir a Jesús es alto. Jesús dice que nada debe entorpecer nuestro camino, ni las dificultades, ni la muerte de un ser querido, ni los lazos familiares (vs. 58, 60, and 62). Jesús nos presenta dos opciones: confiar en la justicia y en las tradiciones humanas, o confiar en Dios.

Todos tomamos decisiones sin consultar primero a Dios. Yo también soy culpable de ello. Estas decisiones pueden ser monetarias, relacionadas con la casa, con la familia o con nuestras profesiones. La gente confía en su propio juicio antes que en el de Dios. Cuando esto sucede, nos olvidamos de la voluntad de Dios y vamos en busca del “sueño Americano” del materialismo.

La tradición nos dice que debemos esforzarnos por tener una carrera con un gran salario, nuestra casa propia y nuestro carro, y alcanzar nuestros sueños antes que los demás. ¡Tenemos que ser muy egoístas para lograr el éxito en el mundo! No hay tiempo para hacer la voluntad de Dios porque debemos alcanzar primero nuestros objetivos terrenales. El tiempo de Dios sólo llega al final del día, cuando hemos alcanzado todo lo demás. Desgraciadamente, mucha gente piensa de este modo.

Pero hay un modo mejor. Es el que Dios emplea. Aunque confiar en Dios puede sonar temerario al comienzo, usted se sorprenderá gratamente del resultado final. Dios sabe lo que necesitamos para sobrevivir; recuerde que Dios nos creó. El Señor nos proporcionará todo lo que necesitemos cuando busquemos primeramente el reino de Dios (Lucas 12:31).

Jesús hizo el último sacrificio por nosotros muriendo por nuestros pecados. Lo único que Él nos pide es que pongamos a un lado nuestros deseos terrenales porque nos espera un tesoro mayor en el cielo. Deje que el que está espiritualmente muerto tenga su propio mundo; nuestra labor es “proclamar el reino de Dios” (Lucas 9:60). Por lo tanto, “manténganse libres del amor al dinero, y conténtense con lo que tienen, porque Dios ha dicho: -Nunca te dejaré, jamás te abandonaré” (Hebreos 13:5).

Si desea hacer algún comentario sobre este artículo, diríjase a
______________________________

Por David Wolstenholm. Derechos © 2006 de GraceNotes. Todos los derechos reservados. Traducido por Chari Torres. El uso de este material está sujeto a pautas de uso. Los textos bíblicos han sido extraídos de la versión NUEVA VERSION INTERNACIONAL ® 2002.


SiteMap. Powered by SimpleUpdates.com © 2002-2016. User Login / Customize.